"No los voy a perdonar, pero sí quiero ver aquí a los asesinos de mi hermana": víctima del conflicto

María Faustina Martínez, hermana de una niña de la comunidad wiwa de 13 años, asesinada por miembros del batallón 'La Popa', pidió en Audiencia de la JEP, conocer a las personas que acabaron con la vida de su hermana.

Foto: cortesía JEP

La mañana de este martes se dio inicio en Valledupar la segunda jornada de la Audiencia de Reconocimiento Costa Caribe, que investiga 'falsos positivos' cometidos por miembros del batallón La Popa, donde las víctimas y los colombianos siguen escuchando a los militares que asesinaron a personas en condición de vulnerabilidad.


Estos exsoldados del Ejercito Nacional involucrados en estos ataques generalizados y sistemáticos contra la población civil fueron imputados con el crimen de homicidio en persona protegida, el crimen de guerra de homicidio y los crímenes de lesa humanidad de asesinato y desaparición forzada.


La jornada de este martes es presidida por el magistrado Óscar Parra, relator del Subcaso Costa Caribe, quien está acompañado por las magistradas Belkis Izquierdo y Nadiezhda Henríquez, de la Sala de Reconocimiento; y el magistrado Alejandro Ramelli, del Tribunal de Paz.


La primera persona en pedir justicia este martes fue Katherine Pacheco, hermana de Deivis de Jesús Pacheco, un adolescente del municipio de Baranoa, Atlántico, quien fue asesinado en 2003. La mujer solicitó al compareciente Juan Carlos Soto Sepúlveda, quien intervino al final de la jornada anterior, que aclare las circunstancias en que fue asesinado su hermano Deivis y limpie su buen nombre.


Ante la solicitud de Katherine Pacheco, Polo Sepúlveda manifestó que "el teniente Vergara llamó al paramilitar llamado 'Don Mario', quien fue el que me entregó en Baranoa a los 3 muchachos con vida, entre los que estaba su hermano. Se lo entregué personalmente al teniente Vergara vivo en San José Del Oriente”, inició el exsoldado.


Por otro lado, Polo Sepúlveda indicó cual fue la persona encargada de asesinar a Deivis de Jesús Pacheco “El que lo asesinó fue el soldado Vence Castillo. Yo me comuniqué con él y el fue quien me confirmó que lo había asesinado”.


En segunda oportunidad, María Faustina Martínez, hermana de Noemí Pacheco, niña de la comunidad wiwa de 13 años, asesinada por miembros del batallón 'La Popa', pidió ante la Justicia Especial para la Paz ver a los responsables de la muerte de su hermana.


“Yo quisiera pedirles a los comparecientes que tienen presos que vengan y nos den la cara, que nosotros no vamos a hacer nada, pero yo no los voy a perdonar, Dios verá si los va a personar, pero yo no. Pido justicia, pero no los voy a perdonar, pero si quiero ver a los asesinos que mataron a mi hermana”, solicitó María Faustina Martínez.


La mujer, además reclamó a los comparecientes que hermana clamaba que no la asesinaran y estos simplemente ignoraron su suplica y terminaron arrebatándole la vida a una niña campesina.


Por su parte, el magistrado Parra aclaró a María Faustina que el caso de su hermana Noemí es muy importante para la Justicia Especial para la Paz, debido a que ese crimen hace parte del enfoque en el que la Sala determinó que hubo violencia discriminatoria.