Mural "Estado Genocida" es tapado en Barranquilla y es considerado como censura

El mural fue realizado en el marco del Paro Nacional en la ciudad de Barranquilla con la frase “Estado Genocida”, una de las muralistas afirma que este acto es un tipo de censura.

Fotografía: Imagen de Portada de Facebook de la muralista Joyce Obregón

El mural ubicado en la Avenida Circunvalar con carrera 38, estaba conformado por el letrero "Estado Genocida" y estaba acompañado de unas carabelas y dos personas vestidas con el uniforme negro quienes disparan gases y que se asimila a los miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).


Grafiteros y grafiteras, artistas y jóvenes que fueron parte de este plantón organizado por Jóvenes del Movimiento Estudiantil y apoyado por otras organizaciones y colectivos, se encuentran indignados debido a que en menos de 12 horas después de haber realizado este mural, fue medio tapado con pintura blanca.


Del mural solo se tapó la palabra “Genocida”, hecho que sucedió en horas de la noche del mismo día y fue registrado por un taxista que grabó en vivo por sus redes sociales, quien a su vez fue detenido, requisado y despojado de su celular por Policías que acompañaban a los civiles que borraron el mural.





Para la muralista Joyce Obregón, este acto demuestra la censura y la dictadura que se vive en el país, argumentando lo que precisamente se quería comunicar con el mural.


El mural ahora dice muchísimo más, que como lo habíamos dejado nosotros, pues sólo censuraron la palabra genocida. Entonces esto pues dice un montón del momento en que nos encontramos y de qué quieren ocultarlo y a quién quieren ocultarse y qué quieren proyectar de ciudad, una ciudad en donde para ellos no pasa nada pero donde de la pobreza es extrema.


Los artistas que hicieron este mural, quisieron unirse a las acciones de otros artistas en otras ciudades quienes también han hecho letreros de protesta y en menos de 24 horas se les ha borrado o tapado con pintura blanca.


Desde siempre quienes estamos interviniendo el espacio público, hemos visto la calle como un lugar en donde poder denunciar, alzar la voz, en la calle y nuestra gráfica como un espacio de libertad, donde podemos comunicar lo que otros medios o que otros espacios del arte un poco más institucionalizados, no pueden hacerlo o no quieren hacerlo.

Más de 60 metros cuadrados media el letrero completo, se llevó a cabo en compañía de 100 personas durante 8 horas en el marco del plantón del 10 de mayo. Obregón comenta que se planea continuar con la realización de este tipo de murales, como también esperan que se continúe borrando, ya que esta clase de actos es normal para los artistas urbanos o gestores que intervienen el espacio público.



El hecho de que nos hayan borrado este mural en tan poco tiempo pues llena muchísimo más de valor nuestra intervención y nuestras intenciones de seguir interviniendo. Que hayan borrado esto así de rápido, nos ha motivado muchísimo mas, no sólo a quienes estuvimos ahí haciéndolo, sino a la comunidad en general, gente que ni siquiera ha salido a marchar pues esto los movió mucho, los indignó demasiado.

La artista envió un mensaje de agradecimiento a cada una de las personas que han colaborado con materiales, donado hidratación o almuerzos, a quienes han realizado acompañamiento en las intervenciones, como también al gremio de tatuadores y a las colectivas feministas quienes realizan recaudo de donaciones y han cumplido un papel importante en la gestión, como también a los y las estudiantes de Bellas Artes, fundaciones y comunidades, colombianos están por fuera del país, que han estado súper pendientes para seguir resistiendo en el arte