Mompox, un pueblo contado desde un apasionado por sus raíces.



“Tú ves, lo que nosotros no vemos y lo que se nos hace común para nosotros” le dicen los momposinos a Luis Alfredo Domínguez, bloguero y guía turístico que se ha dedicado a retratar y contar, a través de fotografías y crónicas cada rincón y tradición mágica de la “Ciudad de Dios”.

Santa Cruz de Mompox es uno de los pueblos de la región caribe reconocido por considerarse patrimonio a nivel mundial, sus calles llenas de historia y su arquitectura y gente parece una descripción macondiana de Gabo, por nada fue escogida para recrear la película basada en “Crónica de una Muerte Anunciada” y atraen a mas de uno en épocas de celebraciones religiosas, a las cuales Alfredo asistía en compañía de su madre, desde que era un niño.

Alfredo considera que llegó por accidente a la labor de guía turístico, que a su vez lo ha ubicado a ser parte de la Academia de Historia de Santa Cruz de Mompox, organización que lo invitó para participar desdel 2008, también hace de la gestiòn cultural de las asociaciones de Semana Santa, Alfredo con su labor hace que sus crónicas sean seguidas, a través de página de Facebook por 14mil personas.

“Sin quererlo me he convertido en un influenciador y un promotor turístico de la ciudad; llegue a esto por el amor a la ciudad que me inculcaron en mi casa, mi mamá me llevo de la mano a todos los eventos, a los desfiles, a las procesiones y todas las tradiciones de Mompox y desde pequeño fueron inculcándome ese amor por la ciudad, por la semana Santa” expresa Alfredo.


El ingeniero inició su blog cuando estudiaba en Barranquilla, lejos de su tierra natal extrañaba los sucesos de Mompox por lo que todos los días llamaba para saber qué pasaba, en ese entonces, en el año 1995 el internet apenas se masificaba por lo que Alfredo buscó una manera de mostrar lo que tanto extrañaba “pensé, voy a crear una pequeña página web para mostrar a Mompox al mundo”, para su sorpresa la pregunta de cómo llegar al lugar recóndito era muy común.

Alfredo explica los diferentes caminos para llegar al pueblo, el cual hace parte de la denominada subregión “depresión momposina”, conformada por los brazos del río Magdalena, por lo que transporte marítimo es lo más común para llegar desde Magangué, El Banco, Santa Ana y Barrancabermeja.


Estar envuelto en la cotidianidad hace que algunos momposinos, no noten la magia que enamora a los turistas, Alfredo en su nostalgia logró ver que Mompox tienen lo que muchos pueblos no tienen; mantiene su arquitectura, es un pueblo tranquilo, envuelto en el calor y pasión del clima de una ciudad ribereña. Entre lo que Alfredo retrata estan las iglesias momposinas, los atardeceres, su gente trabajadora y la devoción de su pueblo a la fe católica.

El cronista cree que nació con la vocación de mostrar la cultura y magia de ciudad, a pesar de las situaciones que tiene el lugar, se llena de alegría cuando los visitantes halagan el lugar macondiano “Me gusta que cada vez que le hago una guía a una persona, grupo o familia tu ciudad es muy bonita, es una ciudad mágica, es una ciudad soñada”. Alfredo define al momposino como una persona arraigada a las tradiciones “el momposino es muy arraigado a sus tradiciones y por lo tanto es muy celoso; las cuida mucho y las quiere mucho, por algo ha durado mas de 4 siglos la Semana Santa”.

#AlfredoMompox #Mompox #Turismo

© 2019 por Stella Marketing