María Castillo, matrona de la tradicional arepa de huevo



María Castillo mientras atendía clientes en el stand en Sabor Barranquilla.

La cocina Caribe se impone en Sabor Barranquilla.

María Del Socoro Castillo tiene 67 años, 50 de los cuales lleva preparando las típicas arepas de huevo, con las cuales ha sacado adelante a su familia. “Yo desde antes de mis 14 años ya sabía hacer arepas de huevo” dice mientras sonríe, como quien se siente orgulloso de lo que hace.

En efecto así lo siente esta mujer oriunda de Luruaco, el municipio del Atlántico reconocido por ser cuna de la arepa de huevo. Allí donde María tiene un puesto de fritos con el que deleita a camioneros, conductores, viajeros y todo aquel que vaya por la vía, donde todos los días esta mujer pone a la venta de 120 a 150 arepas como mínimo.

A veces cuando nos va muy bien, vendemos hasta el doble. Con esto sobrevivimos para darle que si la merienda a los niños o cualquier necesidad del hogar” relata María.

La rutina de ella es muy particular, mientras unos a media noche se disponen probablemente a dormir, María por su parte a la 1:00am está en pie preparando su infaltable 'tintico' ya que a las 2:00am debe estar ubicada en su puesto de frito donde también vende carimañolas.

En el punto de fritos ya la masa ha vivido todo un proceso al que prácticamente esta mujer le dedica todo su día. “En la mañana se cocina el maíz ni muy duro ni muy blando con agua caliente, luego se deja en agua fría todo el día y en la tarde como a las 4 se muele y se deja la masa lista sólo para al día siguiente echarle sal y hacer las arepas” explica con la experiencia de 50 años de trayectoria.

En su puesto de fritos, les da la estocada final a sus arepas. Ahí se encarga de hacer las bolas de masa, las aplasta con un pisador y luego las echa a freír; cuando ya las arepas se han inflado un poco, las saca para hacerles una abertura y echarles el huevo recién quebrado. Con cada una, puede estar tardando alrededor de 5 minutos mientras se cocinan lo suficiente.


Arepas de huevo preparadas en Sabor Barranquilla.

A pesar de los horarios a los cuales ya está acostumbrada, nos confiesa que sabe hacer rendir su tiempo como para tener una siesta después del almuerzo y hasta aprovecha para ver novelas en la noche. “Hay días que son las 10 de la noche y yo todavía estoy dando vueltas” agrega doña María.

La misma que en Carnavales, lidera los disfraces con los que desfilan las fritangueras de la Asociación Productora de Arepas de huevo (Asopral). “Nosotras estamos muy bien organizadas allá en Luruaco, tenemos una junta de seis personas y hasta una comparsa llamada 'Las arepas alegres' que ha ganado los primeros puestos en los carnavales en Luruaco” cuenta emocionada mientras suelta una carcajada de picardía y agrega “El año pasado salimos con un carrito que llevaba matas de maíz, un molino, la masa y arepitas de icopor”.

En la Asociación son en total 60 mujeres que como María, hace varios años han pasado de exclusivamente vender arepas sólo en Luruaco, a tener participación no sólo en los carnavales como ella relata, sino que además han hecho presencia en importantes ferias de impacto nacional como Sabor Barranquilla.

"Llevamos en Sabor Barranquilla tres años. Pero hay mujeres que han viajado a Bogotá, Manizales y Villa de Leyva porque con la asociación tenemos algo que se llama ‘Gira por Colombia’ que es cuando nos invitan a otras ciudades”.

Para María esto es algo que va de generación en generación y así sus hijos no se dediquen a la venta de arepas de huevo, todos de alguna u otra manera saben prepararlas porque ella les ha enseñado ese ‘secretico', que hace a las arepas tan apetecidas, pero que definitivamente no quiso revelar.

#arepadehuevo #saborBarranquilla #cocinacaribe #gastronomía #Luruaco #Atlántico

© 2019 por Stella Marketing