Más de 500 jagüeyes y reservorios serán rehabilitados y construidos en el Atlántico

A través del programa 'El Campo a Toda Marcha', se busca que pequeños productores obtengan el agua necesaria para realizar las labores del campo, en la época de sequía que se aproxima.

Desde el corregimiento de Hibácharo, en Piojó, la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, estuvo verificando cómo culminó una de las obras que hace parte del programa 'El Campo a Toda Marcha', por medio del cual se busca reactivar la economía del departamento y garantizar a los campesinos que puedan obtener el agua necesaria para realizar las labores del campo.


"Somos conscientes de que con agua hay campo. Es por esto que para nosotros la rehabilitación y construcción de los jagüeyes y reservorios era una prioridad. A menos de un mes de haber iniciado las obras, hemos avanzado en la zona costera, en los municipios de Luruaco, Juan de Acosta y Piojó, además de Repelón", aseguró la mandataria departamental.


Tras haber finalizado el proceso de convocatorias del programa al que se postularon los alcaldes para obtener el cupo y los recursos, se dio inicio a las obras de construcción y rehabilitación de jagüeyes y reservorios en el Atlántico.

Para seleccionar a los beneficiados, se tuvo en cuenta la proporción de la actividad ganadera por municipio, la disponibilidad presupuestal y la dimensión promedio de un jagüey (300 metros cúbicos) para el suministro de agua de 10 animales, aproximadamente, en época de sequía.


Al respecto, el secretario de Desarrollo Económico, Miguel Vergara, explicó que "una de las grandes problemáticas que estuvieron enfrentando nuestros productores a principios de este año fue la falta de agua para las labores del campo y el consumo de los animales. Con la construcción y rehabilitación de 530 jagüeyes y reservorios en el Atlántico, estamos buscando que los pequeños campesinos puedan abastecerse de agua en esta época de lluvias y enfrentar la sequía que se aproxima".


Cabe destacar que todas las adecuaciones se están realizando en el marco de los programas para la protección de la agricultura campesina, familiar y comunitaria (ACFC), con el apoyo del banco de maquinaria de la Secretaría del Interior, a través de la Subsecretaría de Gestión del Riesgo, para mitigar el impacto de situaciones que afectan a campesinos y agricultores como el cambio climático y la pandemia de la COVID-19.