top of page

Los rostros del conflicto Armado en el Caribe colombiano

El conflicto armado en Colombia ha venido causando estragos en la vida de muchos colombianos, que han legado al Caribe colombiano en busca de una nueva oportunidad y un mejor estilo de vida, siendo personas insignias y los rostros del conflicto en nuestra región que los vuelven ejemplo de salir adelante.


Redacción: Santiago Solórzano


Sin duda alguna los vestigios que ha dejado el conflicto armado en el país han Sido muchos, los constantes  enfrentamientos bélicos entre la fuerza pública y las diferentes guerrillas en Colombia, para muchos hoy en día no son tan frecuentes como antes, aunque las cifras dicen completamente lo contrario.  Muertes, desapariciones, violaciones, discapacitados y desplazados han de ser algunos de los resultados negativos que suele dejar cualquier guerra, y el conflicto interino de nuestro país no ha dejado de ser la excepción, sin embargo la esperanza, la ganas de salir adelante y el encarar con alegría las situaciones, son características que los colombianos tienen, y que permite que hoy en día haya víctimas de este conflicto que son el ejemplo mismo y vivo de poder salir adelante frente a esta dura situación.

 

Barranquilla y el departamento del Atlántico ha sido considerado uno de los lugares que más acogen a personas desplazadas por el conflicto, ya que para muchos aunque no se libra de la guerra que vive nuestro país, es uno de los lugares en el territorio que menos a sufrido por este, siendo su ubicación geográfica poco montañosa la que ha jugado a su favor.

 

Raúl ha Sido una de las personas que ha encontrado en el departamento un nuevo hogar y la oportunidad para salir adelante el junto a su familia, luego de salir huyendo dejando a tras sus tierras prósperas en Zapatoca Santander, dónde cultivaba y también practicaba la ganadería junto con la pesca. Luego de haber denunciado la desaparición de su hermana por culpa de los grupos armados, no le quedó de otras más que velar por su vida y la de su familia dejando atrás su tierra prometida y conservándola solamente en su memoria. Buscando la manera de salir adelante llegó al municipio de Sabana Larga dónde hoy día tiene su propia tienda la cual considera un reflejo de lo que significa el duro trabajo de empezar una nueva vida, pero que con esfuerzo, ha permitido que hoy el y su familia puedan disfrutar de una vida llena de bienestar.  

 

Con una mano adelante y otra atrás, es la expresión con la que María Dora Sánchez explica cómo fue su llegada a la ciudad de Barranquilla, luego de salir de su tierra natal Santa Rita de Ituango en el departamento de Antioquia, pero gracias a su fortaleza y paciencia ya cuenta con una empresa junto a su hija, haciendo realidad su idea de emprendimiento ha salido adelante y espera seguir creciendo en su propio negocio.“Constancia, pues la vida consta de altas y bajas, pero hay queinsistir, las fortalezas son las que ayudaran a manejar las situaciones, contamos con unas manos divinas para trabajar,para poco a poco ir creciendo y no desvanecerse”. Suelen ser las palabras de aliento de María Dora Sánchez para aquellas personas que como ella han sufrido los malos ratos y consecuencias del conflicto armado en Colombia.

 

Hablar del conflicto armado en el país, nos lleva a tocar un delicado recuerdo que aun sana para muchos colombianos, y es que la masacre de Bojaya, sin cuestionamiento alguno es uno de los episodios más oscuros que ha vivido nuestro país, con cifras que abrumadoras como más de un centenar de muertos y mil setecientas personas desplazadas, y son más que claras las razones por las cuales aún se habla de este trágico suceso, pero  Roselys Robledo originaria y desplazada de este municipio bastamente golpeado, llego a Soledad Atlántico junto a su familia, empoderándose como mujer afrocolombiana, busca hacer ejemplo de no quedarse revictimizada,  y aprovechar lo ancestral del conocimiento en gastronomía heredado de su madre, y reinventándose con ayuda de las mujeres palenqueras,  han sido los dulces tradicionales lo que le ha permitido convertirse en generadorade empleo, con jóvenes y madres cabeza de hogar, ofreciendo así a la gente que está a su alrededor lo que siempre ella buscó, apoyo.

 

Sin duda alguna los sentimientos encontrados que genera hacer memoria de lo vivido a causa de toda esta crisis civil que ha vivido nuestro país por décadas, ocasiona pensamientos intrusivos que arrebatan la paz mental o incluso la salud. Doris María Rueda, como cualquier persona que ha vivido algo tan fuerte como el escenario de violencia que frecuenta en nuestro país, las ganas de justicia por todo lo que ha vivido, llega a ser metamorfosis en deseos de venganza,estos sofocantes pensamientos, no habían mas que ocasionadodañados en su salud, somatizando enfermedades como el cáncer de útero y algunas isquemias. Luego de haber luchado por salir adelante tras ser víctima del conflicto y además de esto luchar con una grave enfermedad como lo es el cáncer, Doris tiene el sentir  de propósito, que es ayudar  a transformar vidas a través de su historia, basándose en aceptar, reconciliar y perdonar, cosas que en su momento tanto le costaron, son hoy para ella la mejor alternativa para encontrar paz con aquellos que nos causaron daño y con nosotros mismos.

 

La construcción de una sociedad cimentada en la sana y pacífica  convivencia  en cada rincón de Colombia es un arduo trabajo que se viene realizando, teniendo en cuenta la necesidad de nuestro país de un cambio de  ideas, de acciones y de resultados, que nos lleven realmente a ver los hechos de desplazamiento como algo del pasado y no como algo latente, son estas personas a pesar de haber vivido trágicos eventos en su vida, deciden hoy, en el marco de la conmemoración a las víctimas del conflicto armado en Colombia, ser ejemplo y animo de lo posible que es salir adelante a pesar de todo.

Comments


bottom of page