Los festivales gastronómicos continúan en el Atlántico

Actualizado: 11 jul

Esta vez el turno fue para Aguada de Pablo, en Sabanalarga y Rotinet, en Repelón

Malecón de Aguada de Pablo. Foto: Angélica Noguera

Hasta que no se prueba, no se cree. Los manjares que preparan las comunidades de los distintos corregimientos del Atlántico no son normales. Sus sabores son tan diversos que, pese a que son platos típicos de la región Caribe, al probarlos preparados por manos de estos emprendedores, nos da la sensación de que es la primera vez que comemos algo tan rico, pues si en algo se caracterizan este tipo de festivales es por sacar a flote la creatividad y el esfuerzo de los pueblos atlanticenses.

REGIÓN CARIBE ORG realizó un recorrido por este segundo Festival Gastronómico del Atlántico para sentir en primera persona como es la experiencia de visitar estas comunidades y probar sus mejores platos.

En primer lugar, el turno fue para Aguada de Pablo, corregimiento del municipio de Sabanalarga. Aquí se llevó a cabo el Festival de la Mojarra, el cual es un festival muy relacionado con el oficio principal de la comunidad: la pesca, pues el corregimiento está a orillas del Embalse del Guájaro por lo que los platos que preparan son totalmente frescos. Según nos explicaron los emprendedores, diariamente se pesca lo que se venderá en el día.

En este corregimiento hay variedad de preparaciones y de pescados; sin embargo, el más rico sin lugar a dudas es la mojarra lora, su plato estrella, ya que es este el más solicitado por todos los turistas que llegan al municipio a disfrutar de estas delicias.

Al llegar a Aguada de Pablo nos recibió Miguel Cabrera, quien es dueño del quiosco 'Donde Migue' y uno de los organizadores de este evento que, según explicó, lleva realizándose ya por 23 años.


Quiosco 'Donde Migue'. Foto: Angélica Noguera

Cabrera manifestó a REGIÓN CARIBE ORG que se siente “feliz” cuando se llevan a cabo este tipo de eventos, ya que, afirmó, son estos los que ayudan a las diferentes comunidades a que puedan dar a conocer sus productos y por ende mejorar sus economías.

“Este es un festival que aparte de ser gastronómico también es cultural, por eso invitamos a toda la gente del departamento a que vengan a conocer parte de lo que es el Embalse del Guájaro y vengan a disfrutar de estos ricos platos típicos”, manifestó el pescador.

Asimismo, Cabrera indicó que pese a que todos los días son buenos para ir a degustar de sus platillos, “el mejor día es el domingo”, pues son estos días en los que se realizan distintas actividades con las personas que llegan a Aguada de Pablo.

“Acá se hace concurso de canciones, de regata y remo, de atarraya, el concurso de la comelona y el reinado, por eso invitamos a toda la gente del departamento a que vengan a conocer parte de lo que es el Embalse del Guájaro y vengan a disfrutar de estos ricos platos típicos y para que vean lo ardua que es la labor del pescador”, concluyó Cabrera.

Don Miguel Cabrera y sus pescados. Foto: Angélica Noguera

Nuestra siguiente parada fue en el corregimiento Rotinet del municipio de Repelón. Aquí se realizó el Festival de la Mazamorra realizado por las matronas de la comunidad. Hay de todos los sabores, tamaños y aromas, y todos son deliciosos.

Lo primero que se observa al llegar es el implemento artesanal que utilizan las mujeres de Rotinet para ‘machacar’ el maíz con el que posteriormente hacen la mazamorra. Allí, las matronas utilizan toda su fuerza para golpear los granos hasta lograr quebrar sus cascaras, posteriormente comienzan a ‘ventearlo’ para separar el grano para por último ponerlo a cocinar y comenzar la preparación de este rico alimento.


Matronas machacando el maíz. Foto: Angélica Noguera

Separación del grano. Foto: Angélica Noguera

A nosotros nos recibió la matrona María Guerrero, quien afirmó llevar más de 15 años realizando este plato típico de los repeloneros y manifestó "sentirse contenta" al poder ofrecerle sus productos a un gran número de personas, pues según ella, en días normales no vende ni la mitad de lo que logra vender en el festival.

El evento tuvo un gran número de asistentes entre locales y visitantes. El sol brillaba y la venta de mazamorra fue todo un éxito. Los moradores del corregimiento manifestaron "sentirse alegres" ante la visita de turistas, pues explicaron que, debido a la lejanía, muy pocas veces son visitados, por lo que el turismo es escaso en esta zona del Caribe.


Panorama en Rotinet. Foto: Angélica Noguera

“Queremos que vengan y disfruten de este rico plato que preparamos con amor para todos nuestros visitantes”, puntualizó Guerrero.

Al evento, llegó la secretaria de Cultura y Patrimonio, Diana Acosta Miranda, quien afirmó "sentirse orgullosa" de estos emprendedores que dan todo de sí mismos en este tipo de actividades que realiza la Gobernación.

“Lo primero que hay que hacer es escuchar a nuestra gente y nuestra gente dice que quiere hacer festivales gastronómicos alrededor de sus saberes. En el caso de Rotinet la mazamorra, a uno normalmente no se le ocurre hacer un festival de la mazamorra, pero he caminado tres pasos y ya son diversos sabores los que me han degustado”, manifestó la funcionaria.

Asimismo, la secretaria afirmó que este tipo de eventos se seguirán realizando en el Atlántico con el fin de brindar herramientas y acompañamiento a los pequeños corregimientos, "para que así puedan tener una economía más estable".

“Vamos a ver cuales de estos festivales se pueden considerar que estén dentro del marco de una ruta departamental y otros que sean de rutas municipales, pero todos apoyarlos y acompañarlos”, agregó.


Secretaria de Cultura y Patrimonio. Foto: Angélica Noguera

Cabe recalcar que en Rotinet también sacaron un pequeño espacio para otros emprendedores quienes pudieron poner allí sus productos, tales como dulces, galletas, bolsos tejidos, pulseras, billeteras, llaveros, entre otros artículos artesanales propios de la región Caribe.

"Me parece genial que nos hayan dado un espacio a los demás emprendedores que no hacemos comida pero que si tenemos lindos productos para ofrecer", dijo María Caicedo, artesana emprendedora.


Artesanías. Foto: Angélica Noguera

Este tipo de eventos son positivos pues ayudan a las comunidades a que puedan darse a conocer y atraer así a otras personas que quieran no solamente probar estos deliciosos platos, sino también ver los hermosos paisajes que se encuentran por estos lados de la región Caribe.