Lamento Náufrago



Autor: Andrea Hasselbrinck


Como aquella canción del compositor soledeño Rafael Campo el muelle de Puerto Colombia estaba “perdido en la playa morena, perdido en la bruma del mar. Viejo muelle de mi puerto triste atracadero De pasiones naufragas del Mar, Se que cerca tus pilotes aun Están anclados los recuerdos de aquel amor.” porque pasó de ser un símbolo de la llegada de los inmigrantes y del progreso del país a la desidia y abandono al monumento que le dio su nombre.


Hoy demolieron el primer tramo del muelle que en algunos meses solo será un nostálgico recuerdo “ estoy un poco melancólico por lo que este muelle significó para nosotros este muelle en donde muchos porteños se enamoraron, crecieron y demás, uno entiende la tristeza de ellos, pero con este proyecto se ha recuperar el espacio público y el turismo” afirmaba el alcalde de Puerto Colombia Esteimer Mantilla.


Por otro lado estaban los habitantes , que no solo se les negó la entrada a la obra, sino que tuvieron que ir al lado de la playa donde se lograba ver cómo las piedras caían en la barcaza destinada para recogerla y en el agua.


Muchas caras largas, tristes, “pienso que esto no se debió hacer así, se acaba nuestra historia, ya no podemos decir que por este muelle entró la civilización a Colombia, porque no va a ser lo mismo, ni siquiera entiendo el por qué lo están tumbando si esto es un monumento declarado patrimonio y no lo deben tumbar, somos porteños por este muelle, ya no será lo mismo aunque hagan otro, lo dejaron perder, ni para hacer uno nuevo al lado,” comentaba con dolor una de las espectadoras.


“Esto es como si yo tuviera mi bisabuela viva y no quisiera mantenerla entonces le hago la eutanacia , en vez de financiar y cuidar el muelle prefieren tumbarlo como una salida fácil “ comentaba otra de las asistentes mientras observaba sentada desde uno de los troncos que estaba a la orilla de la Plata cómo caían los escombros del muelle tal mar.


Roberto Levi, arquitecto, periodista y lo más importante, porteño, es uno de los mayores dolientes, pues como una gran parte de la población teme que esta obra quede inconclusa y con cada punzada de la máquina contra en concreto sentía como el alma de cada porteño estaba siendo perforada “ este monumento con más de 100 años de historia es el protagonista de esta corona mediática, cuando lo tiren todo no sabemos si el nuevo alcalde o gobernador electo continúe el proyecto o se quedó eso ahí con 4 estacas en el mar”


Remembranzas de un ayer que no volverá, cada ola del mar se llevaba un recuerdo consigo, como la llegada de muchos ancestros inmigrantes, amistades, primeros amores y un símbolo no solo de civilización, sino de identidad.




El inclemente sol y la fuerte temperatura de la mañana no eran obstáculos para lo que algunos llamaron “el velorio de la historia de Puerto” . Según lo dicho por el gobernador Eduardo Verano, para mantener vestigios de lo que alguna vez fue toda una obra de arte hecha por el ingeniero cubano Francisco Cisneros dejarán aquella “casita” que se ve al final de la estructura.


Los planos del proyecto muestran que todo se verá así:



Con la intención de reactivar el turismo en el municipio, conectarlo con la plaza y generar empleos en las zonas destinadas al comercio, pero los porteños, ellos ya no creen en las promesas, y menos con esto, porque como dijo uno de los presentes “ si nos quitan uno de nuestros patrimonios más reconocidos, ¿Qué podemos esperar del resto? , tanto que habíamos pedido que arreglaran el muelle, ahora lo dejaron perder y tocó tumbarlo. Igual se iba a seguir cayendo con el tiempo, aquí no querían hacerle nada a eso”