La tradición fue la protagonista

Actualizado: 4 de mar de 2019


Un total de 127 grupos folclóricos engalanaron la Vía 40.



El sol en su máximo esplendor fue preludio de la gran fiesta de tradición.

Las más sentidas manifestaciones materiales y espirituales de toda una región. Las danzas que se pavonearon la tarde de hoy por el cumbiódromo de la Vía 40 son las artífices de esa obra maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad que es el Carnaval de Barranquilla.


Los más de 300 bailarines de las Casas Distritales de Cultura, fueron quienes encabezaron el bloque de apertura de los cuatro kilómetros del recorrido en el que participaron 114 grupos tradicionales y 100 disfraces.


La danza insignia del Carnaval, la cumbia, enamoró a más de uno. El enloquecedor sonar de las tamboras en mixtura con el vaivén de las caderas y la coquetería propia de sus bailarines se llevó los aplausos de los presentes.


Comparsas como La Vaina ya se formó, El cumbión ñero, La pollera colorá, El cañonazo, La gigantona, La Arenosa, El gallo giro, La sabrosa, La soberana, Del carajo y otras más, engalanaron la Vía 40, transformada en un cumbiódromo para ver el contoneo y la elegancia de esta joya de la tradición.


La herencia negra en las Carnestolendas fue lo que quiso resaltar la soberana del Carnaval de Barranquilla 2019 con el traje usado en el desfile. Carolina Segebre utilizó “Fantasía de Mapalé”, un vestido con plumas, flecos, brillo y fantasía, con el que retrató el sentir barranquillero al sonar esos ritmos afrodescendientes que corren por las venas curramberas como producto del mestizaje.



Por su parte, el Rey Momo, Freddy Cervantes, rindió homenaje a los guerreros de la tradición, los Congos. Mientras que los reyes infantiles, en una extravagante e innovadora idea, lucieron hermosos vestidos de Farotas.


Julia Silva, quien desde hace 8 años asiste al Carnaval como espectadora, rescató la importancia que tienen este tipo de eventos culturales que transmiten la tradición de nuestra tierra. "la tradición de siente a cada año. Eso es importante, que se mantenga la tradición"


En el cumbiodromo también encontramos a un español que llegó hoy a la capital del Atlántico, quien por primera vez está en el Carnaval. Óscar, es el nombre que recibe este hombre, que quedó enamorado del Carnaval y de Barranquilla.