La champeta: Género que le dice “Hola” al mundo

Aun, después de 3 días se sigue sintiendo el eco de lo que fue el show de medio tiempo precedido por Shakira y Jlo en Súper Bowl; uno cargado de simbolismos que brindaron a Norteamérica y al mundo una perspectiva de los latinos.





Por: Ángela Pertuz


Lo que fue la exaltación de la máxima expresión caribeña, el Carnaval de Barraquilla, con sus danzas, resultó ser también un bocado de la esencia propia de quienes viven en esta región de Colombia, poniendo así los ojos del mundo en este pedazo de tierra besada por el sol y rodeada por el mar y en cada una de sus expresiones, entre ellas la más destacada, la champeta.


Como lo expresó el docente de Comunicación Social – Periodismos de la Universidad Autónoma del Caribe, Jorge Mario Erazo, vía Twitter “En ese momento (Medio tiempo del Súper Bowl) hubo millones de personas entrando a Google para ver dónde queda Barranquilla o qué es la champeta, y por ahí derecho se enteran de Colombia. Esa es la importancia de lo que ha hecho Shakira” se ratifica los efectos colaterales que trae consigo dicho show.

Entre ellos, la presentación de Liz Dany Campo, una soledeña de 18 años que hoy, es toda una celebridad, pues fue la instructora y coreógrafa en el show champetero de Shakira en el Súper Bowl.


Fotografía// Instagram Liz Dany


Los videos bailando champeta desde su casa vía Instagram fueron el gancho que atrajo la mirada e interés de Shakira para que haya sido su preparadora estrella; como lo expresó a un medio Nacional, Liz, recién graduada de bachiller en el colegio Dolores María Ucrós en Soledad 2000 se preparaba para presentar su examen de admisión en la Universidad del Atlántico para repararse como licenciada en Educación Física y Deporte, sin embargo, el destino la llevó por otros rumbos.


“Cuando iba a hacer los exámenes en la Universidad del Atlántico pasa lo de Shakira y debo irme a Barcelona. No pude hacer nada, sino que me dediqué a sacar el pasaporte e irme a para Barcelona y de aquí en adelante triunfar, ser grande. Quiero estudiar licenciatura en deporte, en educación física, ser conocida a nivel internacional, como bailarina y coreógrafa”, dijo.


Y es que, desde pequeña, este ha sido su ritmo insignia, por aquello que se hereda en la sangre y se materializa en la práctica, pues su abuelo le enseñó “De ahí para acá ni quien me aguante. Él tiene 80 años ahora, pero siempre ha sido un gran champetero. Él vive conmigo, mi abuela y mi mamá” expresó Liz.


Fue el baile quien le cambio la vida, como expresa, desde los 13 años este es el oficio que le ha permitido ayudar en la casa económicamente haciendo coreografía y dirigiendo varios grupos de danzas.


Un ritmo, que por años ha sido atribuido a una clase social, pero que al final de cuentas es el sentir de un pueblo, su origen se remonta en los años 90, en el mercado de Bazurto en Cartagena, como lo expresa Charles King, artista pionero en el género.


"Champetúo" era el nombre discriminatorio con el que las clases altas y medias de Cartagena se referían a los afrodescendientes herederos de los esclavos de los siglos XVI y XVII que vivían en las barriadas populares, en alusión al cuchillo que portaban y al que se referían con la palabra bantú "champeta".

Lo que marca un punto de partida para lo que hoy es la champeta urbana, un género que ha evolucionado y se ha metido en la cotidianidad del Caribe colombiano, tanto que hoy es símbolo de orgullo y causa de interés del mundo, al popularizarse con el show presentado por Shakira.


La artista barranquillera se ha visto en la obligación de compartir los pasos y hacer estos se conviertan en #ChampetaChallege que incentiva el baile y apropiación de este género musical.


Pero qué tan importante resulta este tipo de contenido viralizado para la construcción de un sentido y apropiación cultural en el Caribe, en RegionCaribe.ORG hablamos con el bailarín y docente, Julio Guzmán, quien expresa que “Al ver que un referente de la talla de Shakira siente suyo la champeta incita a que los jóvenes que ven estereotipado el género se crean también capaces de apropiarse de él”.

© 2019 por Stella Marketing