Juan Ignacio Losada, chef pastelero con corazón de niño

El ganador del Fogón de Oro en repostería 2018 es todo un amante al dulce, tanto así que desde pequeño experimentaba sus propias recetas hasta que un día dio el empujón.


El chef empírico Juan Ignacio Losada Fadul cuenta con un corazón de niño, cómo dice su mamá, por su emoción cuando un cliente lo llama para realizar esa combinación de frutos, cremas, azúcares y arte.


La historia de amor de este barranquillero, chef pastelero de la repostería Nacho's Desserts y ganador del Fogón de Oro 2018 en la categoría "dulce", con la gastronomía comenzó desde que veía a su bisabuela, abuela y madre en la cocina.


Él siempre estuvo flechado con el dulce porque cuando doña Martha Jattín Morad, su abuela, preparaba algún plato dulce "picaba todo".


"Desde pequeño siempre he estado metido. Me ha encantado porque, además de cocinar y eso, me encanta comer. Siempre uno le pedía uno a mi abuela y probaba", dijo entre risas Losada Fadul.


El postre es arte


A pesar que 'Nacho', como le dicen sus familiares y amigos, se inclinara por la administración en sus estudios, siempre estuvo ligado a la repostería y de a poco lo fue mirando como un arte.


En sus tiempos libres, fuera de trabajos universitarios y deberes extracurriculares, se dedicaba a hacer recetas hasta que un día le salió.


"Mientras estudiaba administración, mi mamá y mi hermana comenzaron con el restaurante, entonces comencé a hacer postres para el restaurante y todo eso desde hace 14 años más o menos", acertó.


Nunca dejó su amor por la repostería, tanto así que al graduarse, se fue a Toronto. Pero estando allí, la culinaria internacional estaba comenzando y repostería cada vez tomaba más fuerza.


Su madre, María Emilia Fadul Jattín, cuenta que su hijo, al regresar a su casa, hizo de todo en la cocina y sacó postres desde su casa.


"Poco a poco en las calles de la ciudad se escuchaban los postres de Nacho", recordó Fadul Jattín.


María Emilia fue la encargada de dar el empujón definitivo cuando le encargó los postres pequeños (y artísticos) en quinceañeros.


Espera repetir Fogón de Oro


Uno de los anhelos para Juan Ignacio es obtener nuevamente el Fogón de Oro en la categoría repostería, competencia que consiguió la pasará edición de Sabor Barranquilla.


Él lo espera hacer con una deliciosa tarta que nombró como "Amarillo".


Esta obra culinaria cuenta con frutos amarillos, maracuyá, duraznos, piña, mango, frambuesa amarilla y uchuva, con un centro de bizcocho de pistachos, una pipeta de caviar de maracuyá , gel de mango, brownies y pistachos garrapiñados.