top of page

Inicia temporada de huracanes desde el primero de junio

La UNGRD hace un llamado a las comunidades de La Guajira y el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina a estar preparadas porque se encuentran en zona de amenaza directa.




“Tenemos una preocupación con los refugios en el archipiélago. Vamos a implementar unos temporales, pero de los cinco que tenemos de manera permanente, parece que no están en las condiciones óptimas para enfrentar la temporada y, con la comunidad, haremos unos estudios estructurales para tener la certeza de sí van a resistir”,

dijo el director general de la UNGRD, Carlos Carrillo Arenas.


El funcionario de la UNGRD resaltó que a las cerca de 60 mil toneladas de residuos sólidos que permanecen en Providencia, a causa de las obras de reconstrucción por el paso del huracán Iota en 2020, se les hará un plan de tratamiento especial de disposición antes de que llegue un posible ciclón.


“Este un compromiso de la Unidad, en el que estamos trabajando desde el primer día que llegó esta Dirección”, dijo.

Las comunidades del Magdalena, Sucre, Córdoba, Atlántico y Chocó también se pueden ver afectadas por eventos derivados, como: fuertes vientos, inundaciones, movimientos en masa y avenidas torrenciales. Esta misma situación se puede presentar en el resto del país por el incremento en la intensidad de las lluvias.

Según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), la temporada de este año tiene una probabilidad de estar un 85 % por encima de lo normal.


En este sentido, la directora del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), Ghisliane Echeverry Prieto, señaló que para esta temporada


“Se esperan 25 tormentas tropicales, de cuales, 13 podrían convertirse en huracanes y siete alcanzarían una fuerza mayor. Son predicciones históricas de riesgo muy alto para nuestro país”.

La Unidad Nacional, como ente coordinador del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SNGRD), sigue firme en su misión de minimizar potenciales impactos durante la temporada de ciclones tropicales y proteger los medios de vida de las comunidades en el Caribe colombiano.

Comentarios


bottom of page