Influencia de la pandemia en la deserción académica de jóvenes universitarios

Son varios los factores que están influyendo en los estudiantes, para que tomen la decisión de abandonar la universidad en medio de la crisis.

El tiempo de pandemia por la COVID-19 se ha convertido en uno de los más difíciles para el mundo entero, llevando a que el ser humano poco a poco se haya ido adaptando a los nuevas dinámicas para vivir el día a día. Sin embargo, es cierto también que esta emergencia ha desencadenado todo tipo de situaciones que afectan la salud mental y emocional de las personas.


Los jóvenes estudiantes han sido uno de los más afectados, quienes sienten que planes y proyectos han tenido que quedar aplazados hasta nuevo aviso, porque diferentes factores están influyendo en que puedan dar continuidad a sus estudios en medio de la actual coyuntura.


En #RegiónCaribe, conversamos con Sandy Ibáñez, coordinadora de Bienestar de Psicología de la Universidad de la Costa, quien nos estuvo explicando las causas que están afectando en la permanencia de los estudiantes en la universidad. Entre estas destaca el factor el personal, el académico e institucional y otros de tipo económico.

"En cuanto a lo personal hemos podido identificar que muchos estudiantes no volvieron a la universidad porque hay unos elementos emocionales y psicológicos de los cuales se han afectado significativamente que no les permiten continuar, aún cuando cuentan con las posibilidades económicas. Lo que ha ocasionado precisamente el confinamiento, es estar en casa pensando en el COVID, pensando en qué tanto me puede me puede afectar, pensar en la pérdida de familiares en estos momentos, todo esto ha ocasionado que el estudiante diga: yo no quiero volver a la universidad".

Así mismo, Ibáñez indica que se han visto más afectados aquellos estudiantes que tienen de base algunos trastornos emocionales específicos o con algunos problemas emocionales a nivel general. "Podemos tener estudiantes que pueden padecer de depresión y esto ha hecho que se desencadene con mayor fuerza. Así como también, hay algunos con trastornos bipolares o que sufren episodios de ansiedad, que hace que se desborde toda una sintomatología".

Por otra parte, las nuevas formas de estudio es uno de los factores que genera más dudas en los jóvenes. Algunos no se sienten cómodos con la virtualidad o se les dificulta acceder a esta modalidad y otros sienten temor de regresar a las clases presenciales porque no se sienten completamente seguros de las condiciones para hacerlo.


"Esto está ligado también al factor emocional, ya que depende de qué tan estable se sienta el estudiante para volver a la universidad o en su defecto no se sienta bien para continuar estudiando con ninguna modalidad y se termine quedando en casa, probablemente deprimido y medicado".

Cabe destacar, que aún cuando desde la institución se les brinden todos los protocolos de bioseguridad que se hacen necesarios en estos momentos, mucho estudiantes no consideran una opción volver y terminan aplazando el semestre.

Finalmente, está el factor económico el cual no es exclusivo de estos tiempos de crisis para ser determinante en continuar estudiando. "No podemos pensar que en estos momentos prevalece lo económico, porque hay situaciones personales que pueden ser más influyentes que este factor. Tampoco, estaría bien generalizar que lo estudiantes en Colombia en estos momentos, no vuelven a la universidad solo porque no tienen dinero, ya que puede estar articulado a temas emocionales", afirma la Psicóloga.


Sin embargo, no se puede negar el hecho de que la estabilidad económica de muchos hogares se ha visto afectada debido a la emergencia de la COVID-19, por lo que en algunos casos sí será este el principal motivo por el que los estudiantes terminen desertando.


Afectaciones emocionales


Volver a la universidad en estos momentos ha representado una nueva realidad a la que se tienen que enfrentar los estudiantes, ya que si bien tomaron la decisión de no abandonar aún pueden presentar ciertas afectaciones que ha dejado la pandemia en su salud mental.


"Estamos identificando estudiantes cargados, que en su gran mayoría no habían salido de su casa por mucho tiempo y ahora los que han retomado la presencialidad, ha sido ese primer encuentro de volver al exterior y se están adaptando a una forma distinta de estar de nuevo en la universidad".

Además, la profesional explica que la pérdida de familiares es otro punto clave en el que se hace vital el acompañamiento por parte de la institución, para ayudarlos a superar ese proceso de duelo y que este no genere afectación en su rendimiento académico.


"Las universidades nos hemos visto en la necesidad de crear estrategias para solventar lo que estamos viviendo en estos momentos, que más que plantearlo como algo difícil, definitivamente es algo de retos y allí lo importante es valernos de los recursos que tenemos".

La psicóloga Sandy Ibáñez, afirma que pensar en el futuro y en lo que pueda terminar lo que estamos atravesando actualmente genera mucha más ansiedad, por lo que recomienda vivir el día a día, valiéndose de los recursos económicos que hayan para salir adelante y buscando los motivos para no decaer emocionalmente.


En cuanto a aquellos estudiantes o personas en general que estén en medio de un cuadro depresivo, se recomienda buscar ayuda y valerse del recurso médico, ya que se hace importante recibir atención por parte de un profesional que dé seguimiento a esas necesidades para que logren superarlas.