ICBF, Minjusticia, Fiscalía y academia se unen para contrarrestar delitos infantiles

Entes territoriales conforman alianza para prevenir y combatir el abuso y violencia infantil en el país. Diariamente se registran en promedio 35 casos.

Por Eliana Avendaño S.

La Universidad del Norte fue el escenario en el que se llevó a cabo el conversartorio "¿Reparar o parar?", en el que representantes de diferentes sectores de la sociedad debatieron temas relacionados con la violencia y el abuso infantil en Colombia. El acto fue moderado por Silvia Gloria, decana de la facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de Uniborte, y estuvieron presentes Juliana Punguiluppi, directora nacional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar; Margarita Cabello, ministra de justicia; Mario Gómez, fiscal delegado de infancia y adolescencia; y Ana Rita Russo, directora del programa Pisotón. En una alianza que conforman las autoridades y entes encargados de velar por el bienestar de los niños, niñas y adolescentes del país, se trabaja en el acompañamiento psicosocial y en la implementación de políticas públicas de erradicación de la violencia y el abuso infantil, "pero no puede ser sólo una política pública porque también es un tema cultural, por lo tanto necesitamos una movilización social", indicó Juliana Pungiluppi durante su intervención. La directora del Icbf aseguró que las cifras de violencia y abuso contra niños, niñas y adolescentes del país son preocupantes, puesto que de enero a junio del 2019 hubo un registro de más de 300 niños asesinados en todo el territorio nacional. La funcionaria reveló las lineas líneas estratégicas con las que se pretenden mantener la lucha contra la violencia, que incluyen leyes, normas, entornos saludables, herramientas a los padres, fortalecimiento económico, respuesta de servicios. Una de las propuestas del Icbf para combatir delitos en contra de los niños, niñas y adolescentes, es el programa "Mi familia", en el que asesores llegan a las familias brindando asesorías en temas de crianza, salud mental y orientación a las ofertas del estado cuando hay problemas de pobreza. Acerca de esta iniciativa, Punguilupi explicó que el objetivo es disminuir elnriesho de violencia en las familias y que habrá una página web de habilidades parentales para que "las familias tengan herramientas de habilidades parentales".

Las iniciativas de Ley cumplirían un rol importante en el propósito de disminuir los niveles de violencia y abuso contra los niños, niñas y adolescentes, por lo que ya fue radicado en el Congreso el proyecto de ley de castigo físico. El registro de defensores sexuales va a estar funcionando desde el 1° de noviembre, y deberá ser consultado por todos los empleadores que vayan a contratar a menores de edad o personas que tengan relación directa o habitual con niños. Actualmente, algunos sectores de la sociedad trabajan en la impulsión del proyecto de Ley de cadena perpetua por delitos contra niños, niñas y adolescentes en el país, que espera ser aprobado por el Congreso en los próximos meses. De todos los casos de violencia infantil denunciados sólo se logran judicializar alrededor del 10% y ya están siendo identificadas las debilidades en la investigación de los casos, dentro de las que se destacan la recolección de pruebas, cobertura de Medicina Legal y que los exámenes que realiza el sector salud no constituyen el material probatorio en los estrados judiciales. Así mismo, los jueces de la República no tienen conocimiento del tratamiento adecuado que se les debe dar a los casos en los que las víctimas son niños.

Judicialización de los casos Como líder de la justicia en Colombia, el Ministerio de Justicia trabaja en la coordinación institucional entre todos los entes que se involucran en estos temas, de los que hacen parte el viceministerio de justicia formal y el viceministerio de justicia criminal, desde los que se colabora en problemáticas de violencia intrafamiliar. Según la ministra de justicia, Margarita Cabello, para poder dar solución a las problemáticas de violencia intrafamiliar y contra niños, niñas y adolescentes, hay que conocer primero las causas que las desencadenan, que si bien siempre han existido, el auge de la tecnología las hace cada vez más visibles. "Allí entran problemas de estereotipos, problemas de la cultura machista, patrones socioculturales como la lejanía de algunas poblaciones colombianas. De más de mil municipios en el país, 860 son rurales y están lejos de las poblaciones urbanas. También es un problema de cambio de valores en los conglomerados sociales y, en el de nosotros, los cambios en la educación han originado una variación total del criterio de la concepción de familia", dijo la ministra. Cabello agregó que no importan las razones que busquen justificar el origen de la problemática de violencia sexual, sino que en las estadísticas la información de las denuncias reflejan un aumento exponencial de casos de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes, que hay que parar. Desde el punto de vista de política criminal, la gran preocupación del Ministerio de Justicia es la concepción que existe en el Código de Infancia y Adolescencia sobre la aplicación de la justicia restaurativa y los operadores judiciales deben entender de qué se trata la justicia restaurativa. El Código de Infancia y Adolescencia establece el restablecimiento de derechos de los niños, niñas y adolescentes frente a casos de ciolencia y abusos, "pero no abarca la concepción de justicia restaurariva", explicó la ministra. Resolución de problemáticas Como parte de las acciones para colaborar con el ICBF en la resolución de las problemáticas, el Ministerio de Justicia en el fortalecimiento de las Comisarías de Familia para que las funciones sean más efectivas y orienten al mejoramiento del comportamiento de las personas involucradas en los conflictos familiares, además de atacar los casos de violencia intrafamiliar. Por su parte, Mario Gómez, Fiscal de Infancia y Adolescencia, indicó que es necesario estimular una mejor valoración probatoria en los juicios contra los agresores sexuales, de la voz y testimonio de las propias víctimas. Los casos de violencia y abuso infantil ocurren en un 70% dentro de las propias casas donde habitan los menores, y los victimarios son personas cercanas (tíos, padrastros, abuelos, vecitnos, etc). Según Gómez, las investigaciones criminales en estos casos deben hacerse con personal cualificado, "con la misma policía que desmantela el narcotráfico", con tecnología de punta para monitorear el comportamiento criminal de ciertos individuos en las ciudades. Desde la Fiscalía se trabaja en campañas para llamar la atención en los hogares sobre prevención de la violencia en las familias, y que la ciudadanía entienda qué hacer frente a casos de vulneración de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. En los casos reportados, las niñas son más víctimas de violencia sexual, mientras que los niños sufren más violencia física.

© 2019 por Stella Marketing