Hoteles en Barranquilla esperan cerrar el año con un 35% de ocupación

Empresarios de este sector mantienen positivismo ante la dinámica de la reactivación hotelera en la ciudad y el departamento.

De acuerdo con los datos arrojados por un sondeo realizado por la Cámara de Comercio de Barranquilla, el sector hotelero de Barranquilla y el Atlántico, mantiene sus expectativas en tener un cierre de año con un balance positivo tras las afectaciones económicas que les dejó la cuarentena a causa de la pandemia de la Covid-19.


Las respuestas entregadas, muestran que el 64% de los hoteles esperan un aumento significativo de sus ventas entre noviembre y diciembre, aunque no lograrían soportar los gastos de su operación.


Así mismo, se evidencia que el 40% de los establecimientos encuestados, ha logrado acceder al beneficio del PAEF, logrando un impulso económico para mantener 680 empleos.


En cuanto a la implementación de los protocolos de bioseguridad, el 98% de estas empresas de alojamiento, los han registrado ante la Alcaldía de Barranquilla, demostrando su compromiso para funcionar de manera segura. Hasta la fecha el 17% cuenta con sellos o certificaciones de bioseguridad a las que acuden para brindar una sensación de tranquilidad al huésped.


"La expectativa del sector está en consonancia con los cálculos de COTELCO, que estima una ocupación del 35%, una cifra que contrasta con el 55% que se registraba en la misma temporada en 2019", explica Manuel Fernández Ariza, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Barranquilla.

En el informe estadístico del comportamiento de oferta y demanda del periodo enero a octubre de 2020, el porcentaje de ocupación para Barranquilla está en un 27,80%, con una tarifa promedio de $148.626, cifras inferiores a las del mismo periodo en 2019. Se espera que para diciembre cierre con aproximadamente un 35% de ocupación.


Actualmente la Cámara de Comercio junto la Alcaldía Distrital, la Gobernación del Atlántico y ProBarranquilla, se encuentran adelantando diferentes estrategias encaminadas a que la ciudad y el departamento sean percibidos como destinos seguros y atraer visitantes que contribuyan a la dinamización de la economía.