Hay que seguir adelante, el mensaje de las víctimas de violencia en el Caribe

Atlántico se unió a la conmemoración del Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del país.

Maria Arias y Dioselina Rojas durante el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas | Foto: Regioncaribe.org


La violencia y los malos recuerdos no han podido borrar la sonrisa del rostro de Dioselina Rojas y Maria Arias, dos mujeres del Caribe colombiano que tienen claro que es salir de la noche a la mañana de sus tierras y empezar de cero en un territorio lejos del suyo.


Ellas hicieron parte de la jornada de conmemoración del Día de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del conflicto armado, que desde el 2011 se lleva a cabo cada 9 de abril. Participaron en la sede del Centro Regional de Víctimas en Juan Mina, un espacio en el que pudieron mostrar lo que han logrado a pesar de los obstáculos.


Maria Arias llegó desde Calamar, Bolívar en 1997 y desde entonces reside en Soledad, Atlántico así como su socia Dioselina Rojas, quien tuvo que salir de Chiriguaná, César con su hijo y su familia en el 99.


Hoy quieren contar otra historia a través de lo que han aprendido en la veintena de cursos que han aprovechado en el Sena y que hoy les permiten hacer arte con sus manos. Trabajan con tela, cuero y totumo; haciendo muñecas, bolsos, bisuteria, accesorios que les ayudan a subsistir y también son la fuente de ingreso de 25 mujeres en su mayoría cabeza de hogar.


Para ellas la ventaja radica en que este tipo de trabajo, las personas pueden hacerlo sin salir de su casa, especialmente las mujeres con quienes ellas trabajan en la fundación social Nuevo Amanecer que beneficia en su mayoría a mujeres cabeza de hogar con hijos en condición de discapacidad.


Su mensaje es el de seguir adelante porque sie ellas pueden, los demás también. Eso sí, el camino no será fácil pero hay que aprovechar las oportunidades, aseguran para lograr mejores resultados.