Habitantes del sur del Atlántico temen ante una tercera ruptura del Canal del Dique

Diariamente reportan que los niveles del río Magdalena aumentan entre 1 y 2 centímetros, ante esta situación, la comunidad ofrece al Gobierno Nacional un plan de solución para evitar que se presenten emergencias.

La población del sur del Atlántico vive momentos de incertidumbre y zozobra en medio de la temporada invernal del presente año, debido a los desbordamientos que se generaría y que podrían causar daños irreparables por inundaciones, La comunidad se mantiene en alerta ante el temor de una nueva ruptura en el Canal del Dique.


Diariamente reportan que los niveles del río Magdalena aumentan entre 1 y 2 centímetros, (su medición actual es de 7.53 metros) situación que mantienen en vilo a campesinos, y pobladores del sur del Atlántico, quienes temen que se repita la tragedia que vivieron hace doce años.


“Estamos ad portas de volver a sufrir una tercera catástrofe con el rebosamiento de las aguas que hay al interior del país, los niveles van a aumentar de cinco a diez centímetros. Si estas aguas llegan hasta noviembre como lo dice el Ideam. Es por eso que hacemos el llamado y nos vamos a declarar en asamblea permanente para llamar la atención al Gobierno Nacional”, expresó William Lastra, vocero de comunidades en el Atlántico.

En el año 1984 las corrientes de agua rompieron un muro del Canal, situación que abrió un boquete mayor a los 200 metros. En ese año, la ruptura se registró cuando los niveles del río se encontraban en 8.30 metros, según explicó Lastra.


“Los niveles del río Magdalena van a subir, entonces la preocupación es que, si en el 2010 se rompió el Dique a ocho metros, ya comienza la comunidad del departamento a preocuparse y hemos dicho que el muro que sirve de contención de Calamar a Villa Rosa no está construido con el material solido para soportar la embestida del fenómeno de la niña”, expresó.


Solución que pide la población


La comunidad del sur del Atlántico ve como solución que el Gobierno Nacional construya una muralla rígida que vaya desde el municipio de Calamar hasta Villa Rosa, y que esta se encuentre provista con dos compuertas para el flujo y reflujo de agua, para prevenir emergencias ocasionadas por inundaciones.


“Con la construcción de la carretera oriental y el Embalse del Guájaro, el sur del departamento del Atlántico quedó como una batea porque esta zona está conformada por ciénaga. Hace muchos años el estado colombiano construyó lo que se conoce como los canales de drenaje para evacuar las aguas desde el interior del sur del departamento hacia el Canal del Dique. Hoy, esos canales se encuentran abandonados”.


En ese sentido, la comunidad ha solicitado que se restauración y recuperación total de todos los canales de drenaje para la evacuación de las aguas hacia el Canal del Dique.


Rompimiento del Dique en 2010


El 30 de noviembre de 2010, durante uno de los períodos más fuertes de lluvias que ha tenido Colombia, influenciadas por “Fenómeno de La Niña”, se produjo el incremento de los niveles del Canal del Dique de manera extrema, generando el rompimiento de un tramo del dique carreteable entre los poblados de Calamar y Villa Rosa en el departamento del Atlántico y las consecuentes inundaciones en la zona geográfica del sur de ese departamento al norte de Colombia.


Según datos recopilados por CDM Smith, empresa de ingeniería y construcción, en septiembre de 2010, Cormagdalena quién es la entidad encargada del manejo ambiental del Canal del Dique, presentó al Gobierno Nacional el proyecto de restauración ambiental y control hidrosedimentológico de Sistema Canal del Dique para su financiación y ejecución.


A través del Fondo Adaptación se contrataron los diseños y estudios definitivos para construcción, que permitan la ejecución del plan de manejo hidrosedimentológico y ambiental del sistema del Canal del Dique como medida de mitigación, teniendo en cuenta los efectos del fenómeno de “La Niña” (2010 – 2011), en el área de influencia del Canal del Dique. Estos fueron encargados al Consorcio Dique, integrado por las empresas de ingeniería Gómez Cajiao, de Colombia, y Royal Haskoning, de Holanda.