Guía para mantener los pensamientos en el aquí y el ahora


En medio de la incertidumbre generada por la emergencia sanitaria por la pandemia del Coronavirus pueden aflorar en nosotros emociones como miedo, preocupación, angustia y ansiedad, por este motivo, resulta necesario aprender a gestionar estos sentimientos y afrontar el posible malestar emocional.


Y una de las maneras en que se puede hacer frente es a través del Mindfulness o Atención Plena, ya que esta práctica promueve tanto la salud como el bienestar físico.


Para aprender a desarrollarla, se hace necesario estar plenamente consciente de las cosas que hacemos, para así, tener un mayor control del “piloto automático” que te domina, pues normalmente las personas suelen ir tan sumidas en sí mismas que se pierden en las cosas aparentemente obvias.


Llevando a la mente a un estado esclavizado a normas, rutinas y hábitos. Por ejemplo: ¿te has despertado y sin darte cuenta ya estás en el baño, sin saber en qué momento cogiste la toalla o te pusiste las cotizas?


Para romper con esta espiral proponemos aprender a percibir cuándo toma el poder el piloto automático, es decir, darte cuenta y ser consciente del comienzo para así poder decidir en qué quieres que se centre tu mente.


Tienes que reaprender a centrar tu consciencia en una cosa cada vez.


- Prestar atención a las actividades rutinarias.


1. Haz una lista de actividades cotidianas, por ejemplo, despertarte, cepillarte los dientes, tomar un café, lavar los platos; cada día intenta prestar atención mientras realizas cada una de ellas.


Se trata de hacer las cosas con normalidad, pero con plena consciencia mientras las haces. Sigue tu propio ritmo y percibe tus sensaciones.


Ejemplo: DUCHARTE. Presta atención a las sensaciones que provoca el agua, la temperatura, la presión. Percibe los movimientos de tus manos mientras te lavas el cuerpo.


Importante: Pase lo que pase, deja que sea como tenga que ser. Si te sientes nervioso, observa que esa sensación también es pasajera.


- Valorar el “aquí” y el “ahora”


La vida es aquí, lo que ocurre en este preciso instante. El ayer y el mañana no son más que un simple pensamiento. Para poner toda tu atención en el ahora y apreciarlo, puede ayudarte el pensar que debemos aprovechar la vida al máximo porque no sabemos cuánto tiempo tenemos. Pregúntate:


“¿Prestas atención al aquí y al ahora?, por ello, te recomendamos dedica más atención a las cosas sencillas cotidianas y escríbelas en una hoja:


• ¿Qué actividades, cosas o personas te hacen sentir bien?

………………………………………………………………………………….………………..……………….


• ¿Puedes dedicar atención y tiempo extra a esas actividades?

…………………………………………………………………………………..………………..………………



• ¿Qué sensaciones corporales notas en esos momentos?

………………………………………………………………………………….………………..……………….


• ¿Qué pensamientos te vienen a la cabeza?

………………………………………………………………………………….………………..……………….


• ¿Qué sentimientos experimentas?

………………………………………………………………………………….………………..……………….


Por último, practica la gratitud:


En ocasiones, resultar complicado apreciar de manera positiva las pequeñas cosas que nos ocurren en nuestro día a día. Para ello, te proponemos un ejercicio muy sencillo de gratitud.


Al finalizar el día, piensa en diez cosas por las que sientes gratitud. Puede que tras escribir tres o cuatro te cueste pensar más, pero precisamente en eso consiste el ejercicio: en tomar plena consciencia de las pequeñas cosas y actos sencillos que suceden en nuestro día a día y que pasan inadvertidas.




Artículo escrito a partir de lo publicado en psiCOVIDa-10