Fritos cartageneros festejan su festival de manera virtual

Cartagena huele al frito, pues celebra su festival el cual este año será virtual y se podrá pedir deliciosos fritos vía web y con ñapa. Hasta el 20 de febrero se realizarán diálogos virtuales sobre esta deliciosa preparación Caribe con estilo del Bolívar.


Esta versión virtual congrega a las cocineras y cocineros mas reconocidos de la ciudad y primerizos quienes son participantes de este evento que se realiza desde hace más de tres décadas preparaciones ancestrales.


Los cocineros se preparan con tapabocas y guantes mientras el caldero se calienta y cuando ya el aceite esta hirviendo, la magia sucede cuando las arepas, buñuelos, empanadas, caribañolas y demás preparaciones ya sumergidos están crocantes y en su punto para ser degustado por los cartageneros.



La directora del IPCC, Saia Vergara, dijo que en esta versión 37 del Festival existe mucha expectativa y mucha emoción por la grandísima acogida que se ha dado en las redes sociales a este evento.


“Nuestros portadores y portadoras de la tradición también están felices y tenemos una página web www.festivaldelfrito.com por la que se podrán hacer los pedidos en combos, a partir de $10.000 y hasta $20.000, y se vale ñapa”, dijo.


En este encuentro de saberes la cocinera Rosa Isabel hablará de sus secretos culinarios, de las luchas de su vida por sacar adelante a su familia a punta de venta de fritos y comidas típicas y del legado que deja a la cultura gastronómica de la ciudad y la región.


Otro de los diálogos será "El frito y gráfica popular"




El Instituto afirmó por parte de su líder que se espera tener una documentación de estos procesos de patrimonio inmaterial. “En este sentido vamos a invitar a unas rondas de saberes sobre el tema culinario tradicional del Caribe y vamos a invitar a que escriban y así dejemos documentadas esas investigaciones y saberes en torno a la tradición de nuestras frituras”, dijo.


La Directora dijo que la página web que se abrirá para los pedidos de fritos será permanente a fin de que todo el año haya la comercialización de los productos.