Feria por la segunda parroquia de Puerto Colombia

Por Alberto Ortega Manzanares


Hoy, domingo 13 de noviembre, tuvo lugar una feria en la plaza Cisneros de Puerto Colombia. Se trata del punto más turístico del municipio debido al muelle por el que cientos de personas caminan cada día. Así pues, los convocantes se pusieron manos a la obra para las obras De la Iglesia de Santa María Josefa, la que esperan ampliar con éxito y convertir en la segunda parroquia del municipio.


Prohibido cocinar mañana


Los feligreses de la lglesia llegaron temprano. Montaron sus puestos de comida y con ella deleitaron a los transeúntes. Un locutor ataviado con un sombrero blanco vociferaba los distintos platos y sus precios: "¡arroz de pescado a cinco mil, lechón a quince mil, paella a veinte mil.. mañana prohibido cocinar!" Lina Bonilla, una de las voluntarias presentes en el evento, pertenece a la congregación de Laicos siervos de Jesús de la caridad.


Mercado solidario en la plaza Cisneros en Puerto Colombia/Fuente: propia


Nos comentó que el evento marchaba bien, ya que habían vendido la mayor parte de los platos. Aseguró que la iglesia de Santa María Josefa, en la calle 12, necesitaba una ampliación. Esta ya se comenzó y es ahora cuando necesitan dinero para las obras de la fachada. También declaró que la afluencia de fieles ha disminuido con la pandemia debido al miedo a los contagios. "Donde caben 200 van 70".


La jornada transcurría y el locutor hacía constantes referencias a un corte de luz, agua y gas para persuadir a los dubitativos y que se animaran a comprar. También sorteó la cabeza del lechón y organizó una competencia de cumbia. Por otro lado, la selección musical para el encuentro consistió en una serie de merengues, champetas y vallenatos de los que afirman el carácter y sabor costeño del municipio.



El padre Lázaro (polo gris) junto a los feligreses que han organizado el evento/Fuente: propia


Una nueva parroquia


También tuvimos la ocasión de hablar con el sacerdote Jadier Lázaro. El padre nos confirmó las palabras de la feligresa añadiendo nuevos matices: "El éxito del evento es el trabajo culinario, el servicio y la generosidad. Todo lo cocinado ha sido regalado para la causa. De esta manera también creamos sentimiento de pertenencia". Confía en lograr el estatus de parroquia en poco tiempo. Es decir, su anhelo es que Santa María Josefa actúe de parroquia para medio municipio y el Santuario Marino Nuestra Señora del Carmen actúe para la otra mitad. De esta forma lograrían autonomía.


Además, nos comentó que no ha notado competencia durante los últimos años con otras ramas del cristianismo. Todas conviven y han evolucionado de forma similar, solo que el crecimiento demográfico ha supuesto ampliar la capacidad de las iglesias católicas. En otro orden de cosas, señala la pérdida de espiritualidad en los jóvenes del municipio. "Le falta un nuevo lenguaje a la Iglesia para expresar la fe a los jóvenes en Puerto Colombia". Para acabar, dejamos el testimonio de dos testigos de Jehová que se encontraban en el lugar: "Nos parece bien que la gente tenga lugares donde adorar a Dios".