Estas son las propuestas en salud de los candidatos a la presidencia

Propuestas como la recuperación de la red pública hospitalaria, mejorar las condiciones en los hospitales del país y construir nuevos centros de salud, son algunas de las promesas de los candidatos.



Las elecciones presidenciales en el país se van a celebrar en el país el próximo domingo 29 de mayo y a pocos días para que los colombianos ejerzan su derecho al voto para elegir al próximo mandatario del país, en RegionCaribe.org te compartimos las propuestas en temas de salud que han planteado cada uno de los aspirantes.


Cada candidato ha compartido su plan de gobierno completo por medio de sus página oficiales y si deseas conocerlo completo, solo debes dirigirte a la web de los aspirantes a la presidencia.


Anteriormente, en este portal compartimos las propuestas en cuanto a la economía, mientras que en esta oportunidad detallamos parte de las propuestas dirigidas a la salud, uno de los temas con mayor preocupación entre los colombianos.


Rodolfo Hernández:


Vía normativa, garantizar el pago oportuno a los prestadores del servicio, lo cual significa eliminar los costos financieros que asumen las IPS y las ESE por cuenta de la morosidad.


Diseñar un modelo de control de precios a partir de un Sistema de Análisis de Precios Unitarios aplicable a todos los procesos de prestación de servicios de salud, de manera que los costos no se salgan de un rango de utilidad aceptable con reglas de juego claras.


Dar atención a toda la población, sin que importe el régimen al cual pertenezca. Esto implica la eliminación de los regímenes existentes actualmente.


Garantizar que el recurso humano en salud sea necesario y suficiente. Hay que acabar con la dificultad en el acceso a las especializaciones médicas, ubicando médicos a partir de un sistema de méritos y generar subsidios de manutención temporal (crear la bolsa de financiamiento por ley estatutaria), para evitar el ingreso de especialistas extranjeros al país que homologan sus títulos sin mayores requisitos.


Recuperar la red pública hospitalaria y orientarla a la prevención. Aumentar el número de hospitales y centros de atención en salud y, por tanto, la cantidad de camas de servicios general y especializado.


Crear un modelo de medicina familiar, centrado no solo en la necesidad, sino también en la responsabilidad del paciente mismo, en consonancia con el mandato constitucional que establece en el artículo 49 de la Constitución que: “Toda persona tiene el deber de procurar el cuidado integral de su salud y la de su comunidad”. Esto se puede aplicar, por ejemplo, en aspectos como el control del índice de masa muscular, de manera que todo colombiano conozca sus índices corporales para orientar la salud pública y la actividad física hacia lo preventivo. El médico dedicado a cada familia llevará un registro constante de sus condiciones médicas para una intervención oportuna y de calidad.


Profundizar la política nacional del control de precios a la industria farmacéutica, construyendo una base de datos sobre el valor real de los medicamentos con referencia a los indicadores internacionales. A esta iniciativa se le debe acompañar con un avance que incentive la producción nacional por parte de los laboratorios, para lo que resulta pertinente el compromiso del Gobierno con la siguiente propuesta.


Establecer políticas para la contratación del personal médico, que contemplen eliminar la intermediación de las EPS, cooperativas y cajas de compensación que han precarizado el empleo que genera el sector. Es necesario el aumento de los salarios del personal de salud con el fin de mejorar sus condiciones de vida. Se trata de reducir al máximo el número de contratos de prestación de servicios del personal médico, para procurar una vinculación laboral estable, con mejores salarios y con todas las prestaciones sociales.


Federico Gutiérrez:


Liderar, desde la Nación, un esquema de alianzas para la articulación de los prestadores, los aseguradores y los entes territoriales, alrededor de metas de servicio y estándares de calidad en la atención para el beneficio de todos.


Tener en operación una plataforma de interoperabilidad para historia clínica, trámites virtuales, facturación electrónica, así como monitoreo y control del sector que cubra el 80% de las transacciones de las EPS, IPS y entidades territoriales.


Impulsar la remodelación, construcción, dotación, y la puesta en operación de por lo menos 10 hospitales y 40 centros ambulatorios integrales en ciudades pequeñas e intermedias, utilizando alianzas público- privadas con universidades y los mejores hospitales del país, que apadrinen las zonas más rezagadas, lo que incluye los procesos de educación y formación continua del talento humano local.


Implementar los pagos por resultados a EPS y hospitales, garantizando el giro puntual de recursos a la red hospitalaria. Además, trabajaremos para que los pagos a los hospitales se hagan mediante la modalidad del giro directo.


Fortalecer la telemedicina y la telesalud, lo que permitirá acercar servicios de calidad a zonas apartadas. Ello implica fortalecimiento de cobertura de redes y tecnología en las zonas más apartadas.


Implementar una política pública de medicina por georreferenciación, en especial, para atender y hacer seguimiento a adultos mayores, personas con discapacidad y aquellas con mayores riesgos, ofreciendo soluciones a la medida.


Tener como meta haber puesto en marcha en el 80 % del territorio nacional, alianzas locales por la calidad en salud en las que participen secretarías locales, EPS e IPS.


Gustavo Petro:


Garantizar el derecho fundamental a la salud a través de un sistema único, público, universal, preventivo y predictivo, participativo, descentralizado e intercultural, que no dependa de la capacidad de pago, la rentabilidad económica ni de la intermediación administrativa y financiera.


Transitar hacia un modelo de salud preventivo y predictivo que afecte los determinantes sociales, en el que todas las políticas aseguren los derechos a la alimentación, al agua, a la vivienda, al saneamiento básico, a un ambiente sano, al trabajo decente y, en fin, al conjunto de medios que permiten realizar una vida digna para todos y todas.


El sistema de salud será público y universal por lo que el acceso oportuno y de calidad a la prestación de los servicios no dependerá de la capacidad de pago para lo cual se avanzará a un sistema único sin regímenes contributivo y subsidiado financiado por impuestos progresivos y cotizaciones equitativas.


Recuperación de la autoridad sanitaria: La dirección política y la gobernabilidad del sistema estará en cabeza de un Consejo Nacional de Salud, con la participación de la academia, los gremios, las sociedades científicas y los trabajadores de la salud, los pacientes y las comunidades urbanas y campesinas y los pueblos afrodescendientes, negros, raizales, palenqueros, indígenas, rrom y el sector privado, liderado por el Ministerio de Salud y Protección Social. Este Consejo tendrá equivalentes en los entes territoriales liderados por las secretarías de salud, denominado Consejos Territoriales de Salud.


Un Fondo Único de Salud para la eficacia y la transparencia: La operación del sistema se realizará a través de un Fondo Único de Salud-FUS que retomará y ampliará las funciones y capacidades de la actual Administradora de los Recursos de la Seguridad Social en Salud (ADRES) en el sentido de unificar las fuentes de financiamiento y su recaudo, brindar soporte administrativo, garantizar el pago de los servicios de salud en desarrollo del direccionamiento de Los Consejos de Salud y en articulación con sistemas unificados de información, auditoría y control. El FUS tendrá Unidades Descentralizadas manteniendo el blindaje y el control de los recursos, los cuales fluirán exclusivamente en los territorios para el pago de los prestadores públicos y privados.


Redes Integradas e integrales de Salud: Los Consejos Territoriales de Salud orientarán la conformación de las redes integrales e integradas de servicios de salud, con enfoque territorial en todo el país. Estas redes garantizarán el acceso a la atención integral de las poblaciones rurales y urbanas, cerca de su vivienda y su lugar de estudio y de trabajo. La red estará conformada por hospitales públicos fortalecidos desde el nivel primario hasta el de alta complejidad, financiados por el presupuesto público y por prestadores privados contratados por el Estado a nivel nacional y territorial, asegurando una distribución equitativa en términos de cobertura, acceso y calidad, según las necesidades de la población.


El sistema de salud contará con un sistema único de información interoperable que soporte la toma de decisiones, la operación misional y administrativa y asegure transparencia y seguimiento de la operación en tiempo real. Esto incluye la puesta en marcha de la historia clínica electrónica unificada.


Hacia una salud intercultural: Apoyaremos la implementación del Sistema Indígena de Salud Propia e Intercultural-SISPI, revitalizaremos los sistemas de salud propios e interculturales del campesinado, los pueblos afrodescendientes, negros, raizales y palenqueros y garantizaremos el ejercicio y el fortalecimiento de las medicinas populares, alternativas y complementarias en un proceso de articulación con el sistema de salud.


Sergio Fajardo:


Fortalecer los programas de promoción de la salud y prevención de la enfermedad, de la mano de los centros de primer nivel de atención, capaces de resolver hasta el 80% de las necesidades. Lo anterior implica articular las políticas estatales para fortalecer el cumplimiento de los determinantes sociales (agua potable, vivienda, educación y autocuidado, entre otros factores), en especial en los territorios más vulnerables.


Mejorar la equidad en salud, lo cual se resume en llevar verdadera calidad de los servicios a los sectores más desprotegidos de la sociedad, especialmente a los habitantes que residen en los territorios más distantes del país.


Mejorar la equidad en salud, lo cual se resume en llevar verdadera calidad de los servicios a los sectores más desprotegidos de la sociedad, especialmente a los habitantes que residen en los territorios más distantes del país.


Continuar la reestructuración y liquidación de EPS que no cumplan los indicadores de sostenibilidad y calidad. Para evitar el desequilibrio financiero de las entidades afectadas por su liquidación, constituiremos el Fondo de garantías económicas del aseguramiento, con aportes de las EPS, con el fin de prevenir el no pago de las obligaciones y se materialice un porcentaje del total de las acreencias reconocidas. Avanzaremos en mecanismos transparentes y meritocráticos para la elección de agentes interventores y liquidadores que garanticen la ética, pertinencia y ejecución efectiva de estos procesos.


Garantizar la unificación definitiva de la UPC del régimen contributivo y subsidiado permitirá avanzar en equidad. Impulsaremos una política nacional de calidad que articule de manera homogénea a todos los actores que constituyen al sistema. Se actualizará el Sistema Obligatorio de Garantía de Calidad en consonancia con las exigencias de dicha política y se establecerán metas de cumplimiento que serán verificadas y cumplidas mediante un sistema de evaluación que integre a todos los actores y que cuente con un sistema de información que evidencie la gestión y resultados durante los cuatro años del periodo presidencial.


Mejorar y modernizar las instalaciones ya existentes y terminaremos las que están en construcción para evitar elefantes blancos, partiendo de un diagnóstico que permita la identificación de las necesidades territoriales y una caracterización de oferta y demanda, sustentada en el perfil epidemiológico de las poblaciones y el reconocimiento de la diversidad territorial.