"Esa canalización salva vidas, pero arruina negocios", comerciante

Las obras de canalización del arroyo de la carrera 21 iniciaron hace 3 años y se espera finalicen este año.

Foto: Alcaldía

El arroyo de la cra 21 es considerado uno de los más fuertes y peligrosos de Barranquilla. A lo largo del tiempo este arroyo ha cobrado mas de 100 vidas, convirtiéndolo así en uno de los más mortales. Sin embargo, este catastrófico escenario comenzó a transformarse en 2016, cuando la Alcaldía de Barranquilla inició las obras de canalización del arroyo, lo que trajo consigo la tranquilidad y seguridad de quienes viven sobre la carrera 21 y aquellos que la transitan frecuentemente. Pero no todo es color de rosa, las obras demandaban que se cerrara la vía, lo que afectó de manera directa el comercio del sector. Aleyda Gómez, es dueña de una piñatería ubicada en la carrera 21 con calle 47, sector donde actualmente se trabaja en el último tramo de las obras de canalización. Gómez insiste en que las obras han sido muy lentas, y han afectado las ventas de su negocio, incluso, ha considersdo que cerrarlo en estos momentos es una opción. "Desde que cerraron la 21 las ventas disminuyeron. Antes podía vender hasta $700 mil en un día nornal, pero ahora no llego ni a los $150 mil. Es preocupante la situación, las obras cada vez se ven más demoradas. Nadie nos da respuestas". ¿Entonces al arroyo de la 21 antes terminaba con vidas y ahora su canalización ha acabado con negocios? "Yo soy de las menis afectadas, las personas aún pueden acceder a mi local porque no está tan lejos de la Cordialidad, pero los que están más arriba se ven en peores situaciones que yo", agregó la comerciante. Leo Góngora es dueño de ferremateriales la obra, una ferretería ubicada en la carrera 21 con calle 48, según advirtió, la canalización del arroyo "salva vidas, pero arruina negocios". Así son muchos los comerciantes que se han visto afectados con las obras de canalización y aunque reconocen que son necesarias, piden a las autoridades que se agilicen las obras para que sus negocios puedan volver a la normalidad, entendiendo que de estos sale el sustento de sus familias. Sin embargo, una realidad diferente manifiestan las personas que tienen sus viviendas sobre la carrera 21, quienes se sienten satisfechos con el desarrollo de las obras, para muchos de ellos estas han avanzado con gran rapidez y no han causado muchas incomodidades. Son múltiples escenarios los posibles alrededor de esta magna obra, pero a pesar de lo adversos que parezcan, todos llegan a la misna conclusión: la canalización es un mal necesario.