"Es necesario adoptar nuevas formas de celebración sin usar elementos pirotécnicos": MinSalud

En el 2020 se notificaron 1.322 casos de personas lesionadas con pólvora, es decir, 68 más que los notificados en el 2019 cuando fueron 1.254.

En el marco de las fiestas de fin de año, desde el Ministerio de Salud y Protección Social se ha hecho un llamado a los colombianos a no hacer uso de la pólvora y evitar accidentes que pueden desencandenar graves resultados con lesiones de importancia para quien manipula este tipo de artefactos.


"Las lesiones con pólvora van desde quemaduras hasta amputaciones en los usuarios y fabricantes, con principal afectación en los menores de edad. Estas son de las lesiones más devastadoras y un problema importante de salud pública, el 90% de ellas son prevenibles, por eso es necesario adoptar nuevas formas de celebración, absteniéndonos de usar elementos pirotécnicos y así proteger de la salud e integridad de niños, jóvenes y adultos en el país durante las fiestas de navidad y año nuevo", instó Jairo Hernández, subdirector de Salud Ambiental.

De acuerdo con información entregadas por la cartera de Salud, la mayor frecuencia de lesiones se presenta en hombres mayores de 18 años y la lesión más frecuente es quemadura que equivale al 90% de los casos, pero estas pueden terminar hasta en amputación.


Además, se destacan entre los artefactos que se encuentran involucrados con mayor frecuencia en estos accidentes son en su orden: el popular tote, cohete y volador.


Es preocupante que desde el año 2017 a 2020, los casos de lesiones por pólvora se han mantenido en aumento siendo las festividades de diciembre y año nuevo donde se presentan el mayor número de personas lesionadas.


Por lo anterior, la ciudadanía debe tener presente que la compra, venta y uso clandestino de pólvora son un delito que debe ser denunciado ante las autoridades competentes. Además, los padres de familia deben tener en cuenta que el permitir el uso de pólvora a sus hijos menores de edad puede causar hasta la pérdida de su patria potestad, por lo cual el llamado es a disfrutar de las festividades sin la presencia de estos artefactos, evitando así problemas judiciales y accidentes con desenlaces fatales.