Entre la Sierra y el Mar Informe de vulneraciones a los Derechos Humanos en la región Caribe

La Fundación Lazos de Dignidad realizó análisis de vulneraciones a los Derechos Humanos entre el 016 y el 2021, luego de la firma del acuerdo de paz entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC-EP (Fuerzas Armadas Revolucionarias De Colombia Ejército del Pueblo).



La Región Caribe ha sido una de las regiones que más se ha visto dinamizada, transformada y afectada por este conflicto armado que tiene más de 50 años de desarrollo.


El informé afirma que que para el periodo de 2016 hasta marzo de 2021 ha venido incrementándose de forma alarmante siendo el año 2019 el año en el que más líderes y lideresas sociales fueron asesinadas (38).


Para realizar esta investigación la fundación desarrolló barridos y análisis de prensa centrándose en fuentes secundarias de medios tradicionales y alternativos. Dividiendo información por cada departamento, enfocándose en los tipos de vulneraciones las cuales son asesinatos, atentados, masacres y desplazamiento forzado.



presentamos este informe con la intención de denunciar que la simulación y el incumplimiento del acuerdo sigue costando vidas y que se requiere más voluntad política en la implementación del acuerdo para la construcción de una Colombia en paz y con justicia social como lo señala el acuerdo

Comunicó la fundación en su documento.


La forma como se configura el conflicto armado en la Región Caribe responde a dinámicas vinculadas con la geografía misma del territorio, pero, además, al reconocerse como un lugar estratégico para el fenómeno del narcotráfico entre otros procesos son algunas de las razones por las que el conflicto se ha agudizado en este territorio.


Por otro lado también señalan la influencia y responsabilidad de las multinacionales en el conflicto. La explotación minera energética principalmente en la Guajira y el Cesar bajo empresas como Cerrejón, la apropiación de tierras con fines de explotación y el interés por el control de rutas estratégicas son algunos de los intereses que se disputan en la Región Caribe y que con el crecimiento de la insurgencia guerrillera se veían amenazados.


Lo anterior se debe entender en el marco de la implantación de un sistema capitalista y neoliberal que propende por la privatización y la explotación a gran escala generando afectaciones de tipo ambiental, social y cultural.

Afirma La Fundación Lazos de Dignidad


Los departamentos de la región caribe con más líderes sociales asesinados, Córdoba, Bolívar y Cesar, seguidos de La Guajira, Sucre y Atlántico.


En cuanto las masacres que se han venido perpetrando en los últimos años 2019 y 2020 en la región, la fundación evidenció que el 2020 fue el año en el que se registraron 5 masacres, dejando un saldo de 18 personas asesinadas entre ellas dos menores de edad.


Como hemos visto a lo largo del presente informe, desde la firma de los acuerdos de paz entre las FARC-EP y el Estado Colombiano, hemos venido asistiendo, de hecho, a una nueva reconfiguración del conflicto, y que en la región Caribe se expresa en el asesinato sistemático a líderes y lideresas sociales, que desde la firma del acuerdo y antes de la misma, venían apostándole a la paz, ya sea desde el ejercicio de la pedagogía para la paz, la formación en derechos humanos, líderes campesinos, reclamantes de tierras, victimas entre otros sectores que veían en la firma del acuerdo una nueva esperanza para la construcción de una Colombia en paz.

Evidencia La Fundación Lazos de Dignidad


Entre las conclusiones del informe se establece que la región caribe representa un lugar estratégico en esta reconfiguración del conflicto pues sus particularidades geográficas lo convierte en un territorio importante para las estructuras al margen de la ley, sin olvidar los conflictos económicos y sociales que se presentan en la región donde por ejemplo la concentración de la tierra producto de la rentabilidad de la ganadería extensiva y los monocultivos sigue constituyendo un escenario de disputa, la extranjerización de la tierra, la disputa en la frontera entre otros elementos hacen que la región sea vulnerable a actores armados.


Por otro lado la fundación comenta sobre la aparición de nuevos actores armados sobre todo de carácter paramilitar, que han entrado a disputarse el territorio dejado por la otra guerrilla.


Así como las rutas del narcotráfico, nos dan cuenta de la necesidad de la implementación del acuerdo final de paz en su totalidad, pues la implementación del mismo presentaría una serie de soluciones a problemas como el de la tenencia de la tierra, la sustitución de cultivos ilícitos así como el desmonte de estructuras herederas del paramilitarismo.


Por último es también preocupante la aparición y crecimiento de nuevas estructuras paramilitares como lo son las AGC, los Caparrapos, los Pachencas y las Autodefensas conquistadoras de la Sierra, y que el SAT ha denunciado


Para ver el informe :

entre la sierra y el mar _digital
.pdf
Download PDF • 712KB