En San Antonio de Palmito, en Sucre, el maíz es de colores y cuenta con años de historia

La administración departamental plantea la construcción de un banco de semilla que permita la salvaguarda del maiz ancestral de la zona.

En sus laderas, el maiz crece en tonos rojizos, morados, anaranjados, blancos y negros, que habla, entre muchos otros matices, de los ancestros sucreños.


Sin embargo, su legado se va perdiendo en las nuevas generaciones, por ello, la administración departamental lanzó una estrategia que permitirá su persistencia a través de un banco de semilas.


«Estamos iniciando la ejecución del proyecto de implementación de un banco de semillas criollas de maíces nativos con la asociación Asproimpal, para el rescate de las tradiciones culturales y el legado ancestral de las semillas nativas" indicó Liz Torres Sierra, secretaria de Desarrollo Económico departamental

Y añadió que, "Queremos reforzar la identidad cultural agropecuaria, y que pueda permanecer en el tiempo".


El proyecto plantea beneficiar alrededor de 35 personas de forma directa, entre ellas, familias de la comunidad indígena del municipio.



«Queremos garantizar la pervivencia de nuestras semillas criollas y conservarlas en el tiempo, ya que están en vía de extinción. Con este proyecto queremos mantener un banco de semillas en un lugar para que podamos divulgarlas con las comunidades», expresó Ubadel Antonio Pérez Rodríguez, cacique municipal de San Antonio de Palmito, miembro de Asproimpal.

El proyecto, que cuesta alrededor de 52 millones de pesos, contempla la construcción de una bodega, además de herramientas e insumos, así como la capacitación de los beneficiarios.





Fotografía: Gobernacion de Sucre