• Ángela Pertuz López

En mochilados, así sobreviven los indígenas Kankuamos en la Sierra Nevada

A través de la iniciativa 'Trueque Kankuamo' los indígenas han podido recibir alimentos a cambio de sus mochilas.

Fotografía: Organización Nacional Indígena de Colombia - Juan Pablo Gutíerrez

El verde espeso que esconde la Sierra Nevada solo es dilucidado por el alba del sol, aquella que redescubre día tras día a cuatro comunidades indígenas que reguardan con sus saberes la que sería el corazón de la vida misma.

Entre ellas, los Kankuamos, una comunidad asentada a 30 minutos de Valledupar y cuya razón de ser va ligada a la lucha por la defensa y protección de la Madre Naturaleza en cumplimiento al mandato de origen.

En el resguardo, sus caminos son marcados por una sucesión de piedras que entremezcladas con la arena conectan las casas construidas artesanalmente, unas en concreto y otras con madera y barro, adornadas con enramadas de palmas que cumplen la función de techo.

Todos están conectados entre sí, tal como ocurre con sus mochilas; artesanías que hoy, en medio de la pandemia, se convierten en el recurso con el cual traen sustento a toda la comunidad en el marco de la iniciativa ‘Trueque Kankuamo´, una mochila por comida.




Kankuamos en tiempos de la COVID-19

Fotografía: Organización Nacional Indígena de Colombia - Juan Pablo Gutíerrez El Kankuamo vive de la agricultura; los indígenas siembran productos pancoger, la mujer se dedica a las artesanías y al cuidado del hogar; y los niños aprenden de la práctica cultural y la educación que reciben en las escuelas. Pero, en tiempo del Coronavirus, el indígena ya no tiene territorio para cultivar, la mujer; que antes tejía en comunidad hoy se ha resguardado en su hogar y el niño se educa con guías de papel llevadas puerta a puerta, al carecer de recursos tecnológicos.

Fotografía: Organización Nacional Indígena de Colombia "Los hombres no tienen como trabajar, actualmente pocos son los que tienen territorio para producir y les corresponde salir a buscar, pero todo está cerrado (...) No podemos hacerlo" manifiesta el Cabildo Gobernador, Jaime Arias.

Ante ello, la solidaridad ha tocado corazones y ha permitido hacer del "Tueque Kankuamo" la oportunidad para llevar sustento y reivindicar el papel de la mujer en la comunidad.

"Esta práctica ha reforzado el quehacer de la mujer, así mismo les ha regalado paz en medio de la incertidumbre pues, se permiten pensar en otras cosas reforzando así su amor por lo propio" indica Zulay Mindiola, líder de la iniciativa.

Tejiendo saberes ancestrales con la mirada en el presente La mujer Kankuama, sinónimo de arte y fuente de vida

Fotografía: Comisión de la verdad Las mochilas, las correas, tulas y demás artesanías se han convertido en una tradición que va de generación en generación; sus mujeres desde muy pequeñas cogen un pedazo de fique y con movimientos sincronizados empiezan a formar figuras que en el fondo son susurradas por la naturaleza.

"Nosotros plasmamos las hojas de los árboles, los caminos (…) Tenemos un patrón establecido, cuando hacemos una hoja ya sabemos cómo hacerla; venimos y con el hilo vamos formando el camino largo, y después el camino corto” explica tía Onilda, artesana Kankuama, quien se dedica a este arte desde que tiene 8 años.

Leer también: Trueque Kamkuamo, una mochila por comida

Cuando el alba se asoma por la ventana de su hogar; ella ya está lista para iniciar su día de labores; primero culmina el quehacer matutino y después, cuando todo está dispuesto, sale a su terraza y sentada bajo un frondoso árbol se deja abrazar por sus pensamientos y los de la Madre naturaleza.

Ahí parece que el tiempo va más despacio o simplemente avanzan sin previo aviso; en cada punzada Onilda siente que se va un pedazo de sí misma "Tejo todos los días porque cuando no estoy haciendo me siento mal, me hace falta" añade la artesana.

Es así, como en cada mochila se retrata el saber ancestral que narra a las comunidades y su territorio, "El material para su elaboración está acá en el mismo territorio (…) nosotros utilizamos el fique; una planta que el hombre raspa y le saca la fibra, mientras que nosotras la tinturamos y hacemos el proceso”, indicó Onilda, para RegiónCaribe.org

¿Cómo ayudar a los indígenas Kankuamos en medio de la pandemia? Una mochila por comida Gracias a la iniciativa del ‘Trueque Kankuamo’ se han entregado alrededor de 500 ayudas pero cada vez necesitan más de tu apoyo, por ello comunícate al Whatsapp +57 3136974963 Y a través de Instagram como @tejidosolidariokankuamo