En entrevista: Laura Restrepo y el arte de escribir


Escritora Laura Restrepo// Fotografía: Ángela Pertuz


Por: Ángela Pertuz


La escritora y periodista colombiana, Laura Restrepo fue invitada especial en la edición XIV del Carnaval Internacional de las Artes y habló, durante su estadía en Barranquilla con RegioCaribe.ORG, quien en una amena conversación nos dio detalles acerca del arte que resulta escribir.


Desde su corta edad mostró su amor por la escritura al componer de 9 años su primer cuento. Estudió filosofía y letras en la Universidad de los Andes y más tarde ciencias políticas. Concluidos los estudios, comenzó a impartir clases de literatura en la Universidad Nacional y del Rosario, alternando esta labor docente con trabajos periodísticos en medios de comunicación.


El reloj marcaba las 11:27 am, Laura Restrepo, una mujer ya entrada en años saluda con la efusividad que brinda estar en Barranquilla, al tener de marco el sol en su punto más alto y la brisa que minora su impacto.

.

Recostada a un balcón le pregunto, ¿Cómo fue su inicio en la escritura?, ¿Cómo descubrió la voz para construir sus relatos?


Laura Restrepo: La voz hay que encontrarla todos los días, porque claro no quiero repetir, por ello uno está en su búsqueda permanente; con cada novela uno quiere retomar, reencontrar y cambiar la voz para ajustarla.


P: ¿Cómo podemos encontrar esa voz en medio del ruido que generan las redes sociales?


L. R: Yo creo mucho en el silencio, en el aislamiento; en lo personal no he participado mucho en las redes sociales, porque eso de estar pendiente si le fue a uno bien o mal, o si vendió o no vendió un libro lo que hace es distraernos, por ello es recomendable buscar lugares de silencio en el que uno se pueda encontrar; uno requiere de silencio, de soledad para dedicarse a escucharse a si mismo.


P: ¿Cómo influye su oficio de periodista en la construcción de su narrativa?


L.R: Son dos fases. Uno es el ser periodista y no puedo dejar de serlo; porque me fascina la posibilidad de andar buscando gente y preguntándoles. En todas mis novelas parto de la investigación; voy, salgo, pregunto, busco e indago sobre que motivos lleva a la gente hacer tales cosas y es difícil de entender, por tal razón busco qué motivos tiene el motivo.


La que considero la segunda es el encierro para no repetir directamente lo arrojado por la investigación. En este punto es tratar de ir más a fondo, lo que hay detrás de esa historia, que símbolos universales hay en esta. Es no quedarme en la piel de los hecho, es ir más allá y conseguir la raíz.


P: Cuando el periodista o escritor se "unta" de calle al salir y comprender su realidad, ¿marca esto una pauta en su narrativa?


L. R: Siempre uno parte de la investigación, pero a diferencia del periodismo, en la novela tu tienes que crear un mundo totalmente independiente del que nos generó la investigación, tu no puedes repetir lo mismo, eso otro debe ser totalmente diferente a los hechos que los generaron; lo que podría ser una realidad con sus propias leyes y sus propios ecos y eso es lo que creo debe trabajarse en silencio, encerrada contigo misma. La investigación te lleva a entender lo que dicen los otros, pero la única persona que conoces de verdad y a fondo es a ti mismo para construir una narrativa literaria.


P: ¿Qué le recomienda usted a los escritores que están surgiendo y a los periodistas que están descubriendo todo esto de la narrativa?


L. R: Hay una esquinita de este planeta que cada quien conoce, y que más que nadie conoce también como tu, ni los genios. ni los premios noveles. Hay una esquina que es tuya, porque la has vivido, la haz pensado, las haz soñado o la haz imaginado, y yo les recomiendo que empiecen escribiendo acerca de esa esquina. porque ahí se van a sentir como unos maestros, al no existir nadie que lo haga como usted.


P: ¿Esa esquinita puede ser el barrio en el que vive? o ¿ A qué hace referencia cuando dice esquinita?


L. R: Puede ser cualquier cosa que te toque profundamente, tu barrio, tu casa, tu abuela, un mal amor o un buen amor, un sueño que tuviste anoche, un momento de dolor; eso que haz vivido y que solo conoces tu, y esta puede ser física, mental, emocional.