En Barranquilla, el Papa que comparte un mensaje de alegría


Por Kiara Severiche Palmera.


El personaje que representa al Papa Francisco en el Carnaval de Barranquilla, abrió las puertas de su casa a Región Caribe para compartir su experiencia. El 13 de marzo del 2013, Mario Tarud no imaginaba el impacto que significaría la elección del argentino Jorge Mario Bergoglio como el nuevo líder de la Iglesia Católica, para su participación durante los carnavales. “Un 16 de marzo, tres días después de la elección del Papa Francisco, estábamos en una reunión y una amiga escritora me llamó en tres ocasiones diciendo ‘Francisco, si tú, eres igualito al nuevo Papa’ señalándolo” relata Mario Tarud acerca del surgimiento de su personaje del Papa, quien por estos días se encuentra en el país. A Mario nunca se le pasó por la cabeza que el Papa a quien él con gran admiración y respeto representa en cada Carnaval, vendría algún día al país. “Nunca lo pensé, pero siempre trabajé en construir el personaje por el Carnaval de Barranquilla, donde hemos logrado la emoción de la gente y han sido ellos justamente quienes han impulsado todo". Aunque Mario suele representar al personaje sólo en carnavales y para ocasiones especiales, por estos días su agenda ha variado un poco por la acogida que ha tenido no sólo a nivel nacional sino también internacional, su papel como representante de una figura tan importante como el Papa Francisco. Mario Tarud tiene 27 años menos que el Papa Francisco, pero la similitud de algunos rasgos son innegables. Aunque el propio Mario reconoce que se parece más al Papa cuando fue elegido que como está ahora, ya que su Santidad se ve un poco agotado físicamente. “Siento gran admiración por el Papa porque a mi edad al final de las jornadas cuando lo represento sobretodo en carnavales, termino cansado a pesar de toda la buena energía de la gente, aun así yo me quito el traje y vuelvo a ser Mario, pero él en cambio es el Papa Francisco todo el tiempo” explica Mario. Él es abogado de la Universidad del Norte, politólogo y máster en Ciencias políticas de la Universidad de los Andes. Además, ejerce el periodismo activamente, aunque no lo estudió de manera profesional. Ha escrito libros sobre Barranquilla, uno de los cuales lanzará a mediados de este mes. Cuando no está bajo la caracterización del Papa Francisco, divide su día entre la empresa de litografía y publicidad en la que trabaja y el restaurante de su mamá, que se dedica a promocionar la comida tradicional y la comida árabe. Mario Tarud, quien está detrás de todo el trabajo que se busca en torno a este personaje, tiene su propia familia, conformada por su esposa y su pequeño hijo de 6 años, quien acapara su atención fuera del traje de Papa. Al hablar de su representación, se refiere a ésta como una responsabilidad con la ciudad y con el mismo carnaval porque ha buscado que la gente entienda la seriedad que él le ha dado al personaje y que no se creó como una forma de burla sino todo lo contrario. “La gente lo ha entendido y con cada carnaval que pasa es mucho mejor el disfrute de la actividad que ha tenido muy buena acogida” afirma. Para Mario ha sido toda una experiencia de vida y admiración total para lo que hace Su Santidad diariamente “Una cosa es vestirse como el Papa y otra muy diferente es que la gente te tome en serio, te respete y hasta te pidan fotos". Así mismo agrega que en cada Batalla de Flores, logra leer los labios de las personas y todo lo que dicen es: “igualito” lo que significa para él, la satisfacción de lograr una representación del Papa Francisco, de lo que la gente pide y quiere ver. Su mensaje es el de la convivencia con alegría, desde el Carnaval de Barranquilla. “Yo busco que la gente a través de sus actividades cotidianas, viva el carnaval como una forma de convivencia. Si en el carnaval todos nos fundimos en una sola energía, por qué no hacerlo el resto del año con las actividades cotidianas. Es decir, el carnaval como una forma de interacción para la sana convivencia" concluye. Es por eso que ahora Mario, gracias a la acogida del Papa Quillero, pretende con Carnaval SA, realizar conferencias en las que se promuevan reflexiones de positivismo, desde su caracterización como el Papa Francisco, a través de su libro ‘Muy buenos días’ que invita a la convivencia humana desde todos los entornos de la vida. Este barranquillero, espera seguir mostrando lo mejor de la ciudad y su carnaval, a través de este personaje que le ha brindado un espacio en cada carnaval. “Yo me libero del personaje cuando me lo quito y una cosa es el Papa y otra es Mario, de hecho mis amigos conmigo se comportan diferente cuando estoy con el traje y cuando no”. A pesar de toda la expectativa que ha generado la visita del Papa al país, Mario ha preferido no viajar a ninguna ciudad en las que se encuentra Su Santidad, por respeto a él. “Mi personaje es de Barranquilla y desde aquí he podido mostrar la ciudad aunque el Papa no vaya a venir por aquí. De presentarse una invitación oficial iría, de lo contrario mantendré mi personaje con respeto desde Barranquilla” son las palabras de este hijo de La Arenosa, que lleva el carnaval en su sangre y que espera llegar a muchas personas, con su mensaje de alegría y convivencia.

#PapaenColombia #Papaquillero #PapaFrancisco #Carnavales