Embalse El Guájaro está a tres centímetros de llegar a su cota de desbordamiento

Comunidades aledañas solicitan a las autoridades que tomen medidas inmediatas para prevenir una emergencia en estas poblaciones del sur del Atlántico.

Foto: cortesía Gobernación del Atlántico - Referencia


En alerta se mantienen los habitantes de los municipios de Manatí, Sabanalarga, Repelón y los corregimientos de Aguada de Pablo y La Peña debido a que solo faltan 3 centímetros para que los niveles del Embalse El Guájaro lleguen a su cota de desbordamiento y se pueda provocar una emergencia.

Son más de 40.000 habitantes de cuatro corregimientos del Atlántico (La Peña, Rotinet, Aguada de Pablo y Santa Rosa) los que se verían afectados ante un posible desbordamiento del Embalse, debido a que se registra un nivel sobre los 5.17 metros, es decir que le faltan 3 centímetros para superar la cota de desbordamiento que es de 5.20 centímetros, así lo expresó el líder del corregimiento La Peña, Selfy Suárez.

“Muy preocupados nos encontramos en la comunidad de La Peña por los altos niveles que viene presentando en estos días el Embalse El Guájaro ya que la cota de desbordamiento es de 5.20 y hoy amaneció en 5.17. Estamos a unos escasos tres centímetros de la cota de desbordamiento (…) Nosotros hemos venido reuniéndonos con el secretario de Desarrollo y el secretario de Gobierno del municipio de Sabanalarga”, agregó el líder del corregimiento.

Las comunidades aledañas han solicitado a las autoridades locales y departamentales que se implementen acciones inmediatas para prevenir que se registre una nueva emergencia en el sur del departamento del Atlántico.

“Esperemos que las autoridades departamentales, municipales y nacionales le pongan el ojo, el interés y voluntad de salvar al pueblo de La Peña haciendo lo pertinente, trayendo las tractobombas lo más pronto posible”, expuso Suárez.

Mientras tanto, el alcalde de Repelón Wilfrido García sostuvo que las autoridades no pueden estar en reuniones continuas cuando se deben tomar medidas inmediatas para darle seguridad a los habitantes del sur del Atlántico.