El reto que significa dar clases virtuales en Colombia

Por: Ángela Pertuz

La falta de recursos tecnológicos y cobertura del internet en el país ha planteado un reto en la educación.

Con la suspensión de las clases como medida preventiva ante la propagación del coronavirus, se plantea un reto tanto para el Estado, representado en el Ministerio de Educación, como para el estudiante del común, en la continuación de las clases a través de las plataformas virtuales. Pero, ¿El país está preparado técnicamente para apropiarse de las tecnologías con fines educativos? Según lo planteado por el Gobierno actual en su Plan Nacional de Desarrollo (PND), para el 2022, al menos el 70 % de la población (31,8 millones) deberá tener acceso al internet de banda ancha de calidad. Sin embargo, en la actualidad la cobertura de internet a nivel nacional no es el más apropiado para mutar de lo presencial a lo virtual. En Colombia, hasta la mitad del año del 2019 según MinTic, cerca de 21,7 millones de personas tenían acceso a internet, y más 23,8 millones de colombianos no contaban con este beneficio, por su ubicación geográfica y su situación socioeconómica; convirtiéndose, hoy, en el principal obstáculo para continuación de las clases. _“Continuar con un proceso académico y pedagógico con los estudiantes a través del teletrabajo es un verdadero reto, porque nos quedamos cortos por la deficiencia de internet y aparatos electrónicos, pues laboro en una zona vulnerable y la carencia en la comunicación virtual, ausencia de una plataforma interactiva para dar clases virtuales, entre otras, es una constante”_ expresó Sebastián Hernández, docente en una institución en el municipio de Los Cordobas en Cordoba. En respuesta a esto, el Ministerio de Educación anuncio una reforma al calendario académico, adelantado las vacaciones, _“En pocas palabras, desescolarización, pero los empleados seguimos viniendo a trabajar con medidas preventivas”_ añade Hernández. Sin embargo, de acuerdo al contexto social, instituciones educativas a nivel nacional, han decido preparar contenidos pedagógicos para su desarrollo desde los hogares. _“Elaboraremos guías de trabajo para los estudiantes, para que en caso de ser necesario sean distribuidas a través de una plataforma institucional y/o de redes sociales”_ , Expresó Efraín Buelvas, docente. En cuanto a las universidades el reto representa el mismo, aun cuanto se tenga establecido una guía académica que es desarrollada a través de los distintos medios comunicación. Camila Ramírez, estudiante de 4to semestre de Licenciatura en Biología y Química en la Universidad del Atlántico, Barranquilla, afirma que las clases han seguido en pie _“Para el próximo martes tengo que grabar una exposición desde mi casa y enviarla por el grupo de whatsApp y así con otras materias, tengo además que enviar talleres por correo electrónicos y participar en los debates, etc"._ Situación que plantea un debate en cuanto a la capacidad tecnológica del país, no solo para afrontar este tipo de calamidad sanitaria sino en la competitividad del país en cuanto a los procesos tecnológicos respecto al mundo.