¿El paro parcial de transportadores en la ciudad está afectando al bolsillo de los barranquilleros?

Algunas instituciones educativas y empresas han decidido estudiar y trabajar desde casa hasta que el sistema de transporte público en la ciudad vuelva a la normalidad. Ciudadanos afirman que los taxistas están cobrando tarifas exageradas

Buses urbanos bloquean la avenida Circunvalar a la altura del barrio 7 de Abril. Foto: cortesía Tránsito de Barranquilla

Preocupados afirman sentirse los cientos de barranquilleros que desde ayer han visto imposibilitada su movilización dentro de la ciudad, pues, a causa de los tres asesinatos de conductores de buses del sector público, perpetrados en menos de 15 días, el gremio de autobuseros en Barranquilla se ha declarado en paro indefinido.

Esta situación, que hasta el momento no ha podido ser estabilizada, ha mantenido en vilo no solo a las autoridades que buscan una solución, sino a las personas que ante esta situación están viendo afectado no solo su transportación sino también su bolsillo, pues ante la falta de buses la única opción que ha quedado disponible es tomar taxis los cuales, según la ciudadanía, han comenzado a abusar en el cobro de las tarifas.

“Yo trabajo y vivo por aquí (Vía 40), mi casa está a 5 minutos y me cobraron 8 mil pesos la carrera. A un compañero que vive en Bostón le cobraron 15 mil y a otros que vienen de Soledad les cobraron 30 mil. Así no hay bolsillo que aguante. Algunas personas no pueden ni ir ni venir ya que no tienen posibilidad de pagarle a los taxistas esos precios tan absurdos”, dijo Andrea Ariza, transeúnte en la vía 40, a REGIÓN CARIBE ORG.

Pese a que aún no es algo confirmado el por qué están llevándose a cabo estos hechos de sangre, las autoridades han comenzado a tomar algunas medidas para intentar contrarrestar las consecuencias que está desencadenando la falta de transporte público en la ciudad.

Una de estas acciones es el patrullaje en puntos estratégicos para brindar acompañamiento a la ciudadanía y al gremio de transporte público el cual asegura sentirse atemorizado.

El alcalde Jaime Pumarejo Heins, anunció que hoy en horas de la tarde arribarán a la ciudad subcomandantes del Ejército Nacional y de la Policía Nacional, esto con el fin de que ellos también puedan brindar su ayuda y asesoramiento para intentar mermar la problemática que atraviesa la ciudad en estos momentos.

Por su parte, la Policía Metropolitana de Barranquilla (MEBAR), aseguró que se están llevando a cabo las investigaciones pertinentes para dar con el o los responsables de estos crímenes que se están cometiendo en contra de los transportadores.

“Se tendrá un dispositivo de acompañamiento a 90 rutas de buses de servicio público, adscritos a 26 empresas. En total, son aproximadamente 200 kilómetros de vías que contarán con el dispositivo de seguridad conformado por alrededor de 702 hombres y mujeres de la Policía Metropolitana con apoyo de unidades de la Región de Policía n.° 8″, manifestó la MEBAR.

Otra de las estrategias iniciadas para brindarle a la comunidad un pase de tranquilidad es ‘La Ruta Segura’, iniciativa que se trata de darle acompañamiento a los conductores y a la ciudadanía con policías encubiertos en 22 rutas de buses de transporte público de la mano de la Armada Nacional, la Policía y el Ejercito.

Hasta el momento, el gremio de buses ha manifestado que el plantón seguirá hasta que no solamente se les garantice a los conductores al cien por ciento su seguridad, sino también se dé con el paradero de los responsables de los asesinatos anteriores.

Afectaciones a la ciudadanía

Aparte de la dificultad para transportarse, los barranquilleros han puntualizado que tienen otras problemáticas derivadas del paro de buses. Una de esas es la dificultad de las personas que viven fuera de Barranquilla y deben tomar más de un transporte para llegar hasta sus viviendas.

REGIÓN CARIBE ORG conversó con Ramiro Arbeláez, habitante del municipio de Santo Tomás y quien afirma sentirse angustiado frente a la dificultad para llegar hasta el punto donde debe coger el transporte para dirigirse a su hogar.

“Yo trabajo en Barranquilla, tengo un pequeño puesto de repuestos en la 38 y me toca si o si coger doble y a veces hasta triple transportación. El hecho de que no haya buses implica gastarme casi cuatro veces más de lo que gasto un día normal y eso equivale a casi toda mi ganancia. Esta situación va a afectar significativamente el bolsillo de algunas personas”, aseveró el hombre.

De igual forma, otras consecuencias de la situación se han visto reflejadas en la comunidad estudiantil, pues, al no haber transportes muchos estudiantes no pueden llegar hasta sus instituciones educativas, lo que implica perder horas e incluso días de clase.

“Me preocupaba mucho el tema de llegar a la universidad ya que yo vivo bastante lejos de allí; sin embargo, hoy mi universidad la cual es la Libre de Barranquilla anunció que se suspenderán las clases presenciales por hoy y mañana, dijeron que daremos clases por Teams y esperemos que en dos días la situación pueda estar más controlada”, puntualizó Estefany Sierra, estudiante de derecho en la Unilibre.

Fake news

En un intento por aprovechar la situación y causar temor en los barranquilleros, algunas personas han comenzado indiscriminadamente a realizar noticias o cadenas de Whatsapp con noticias falsas en donde se hacen pasar por bandas criminales o autoridades locales.

En este tipo de situaciones es fundamental no creer en todo lo que vemos o leemos a través de redes sociales pues en muchas ocasiones no son noticias reales. Es mejor buscar fuentes comprobadas en las cuales las distintas informaciones ya hayan sido debidamente corroboradas.