El fuego Centroamericano recorre los Municipos del Atlántico.


A pocos pasos del Centro de Convenciones Puerta Oro, al frente de la maravillosa vista del río Magdalena, se encuentra el Gran Malecón. Allí, la mañana del 7 de julio, bajo el inclemente sol, un cúmulo de personas, que comparten la misma alegría, se encontraron para recibir la llama de fuego que ilumina la celebración deportiva que está a punto de comenzar.


Todos los presentes estaban a la expectativa del evento. Fotos. Sonrisas. Amigos. Y una brisa que presagiaba que iba a ser un día alentador. Música, baile, ambiente y caras desconocidamente amables.

Ante la espera del Fuego simbólico, 22 integrantes de la Banda de Músicos de Sub-oficiales ARC Barranquilla, hicieron sonar el himno nacional de Colombia. Los asistentes con mano en el lado izquierdo de su pecho, entonaron también a todo pulmón el himno de su patria.

Para el subofcial tercero, Moris de la Vega, es un orgullo que la Armada Nacional tenga participación y acercamiento con los barranquilleros y extranjeros que llegan a vivir este evento internacional. Y no es para menos, a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, participan 5.580 deportistas de 38 países que competirán en 36 deportes y 47 disciplinas.

Acto seguido, se dio lugar a una niña de tan sólo 12 años, pero sin duda, con un futuro prometedor, se trató de María Juliana López, conocida artísticamente cómo Giulianna, invitada a interpretar el himno de Barranquilla. Al bajar del escenario, aún agitada por el canto, me dice ‘’Estoy orgullosa por esta oportunidad, y me siento muy honrada de compartir mi pasión de la música con todos los presentes’’. La pequeña artista se está preparando para un proyecto actoral, de presentación y sobretodo musical.


Sonó un fuerte estruendo. Era el primero de los 21 cañonazos en honor al Gran Malecón del Río Magdalena, casi al instante, cuatro aviones de combare de la Fuerza Aérea Colombiana realizaron un bajo vuelo que anunciaba la llegada de ‘Victoria’’. El buque ARC ‘Victoria’ zarpó desde Cartagena, con el Fuego Centroamericano hasta llegar a la Puerta de Oro de Colombia.

Hoy por hoy podemos ver cómo nos conectamos con nuestro río, con nuestra esencia, y en definitiva los Juegos Centroamericanos y del Caribe nos van a abrir la puerta ante el mundo. Es hora de demostrar que Barranquilla está preparada con sus nuevos escenarios deportivos, y sobre todo, como anfitriones de esta gran fiesta, mostrar la riqueza cultural de la ciudad.


Es hora de que la llama de fuego recorra los rincones de la Costa Atlántica en compañía del Gobernador Eduardo Verano De La Rosa. La primera estación es el municipio de Puerto Colombia. El futbolista porteño Carlos Bacca es el encargado de llevar la antorcha. La llama Centroamericana se paseará por la Marina de Puerto Velero, en Tubará. Siguiendo por el famoso Sombrero Vueltiao de Juan de Acosta. Y luego el camino conducirá a Piojó.


Foto: Cortesía.

Mañana 9 de julio, recorre a Luruaco, Repelón, Santa Lucía y Suan, en este último pernocta. El 10 de julio, sale de Suan rumbo a Campo de la Cruz, Candelaria, Ponedera, Manatí y Sabanalarga. El 11 de julio, de Sabanalarga, sale hacia Palmar de Varela, Santo Tomás, Sabanagrande, Polonuevo, en donde permanecerán y el 12 de julio parte a Usiacurí, Baranoa, Galapa, Malambo y Soledad.

Finalmente, el día 13, a las 8:00 a.m., regresará a Barranquilla, específicamente, a la Plaza de la Paz, donde los ciudadanos volverán a ver el color y movimiento del Fuego Centroamericano.

#JuegosCentroamericánosydelCaribe #Barranquilla #Atlántico