El doloroso caso de María José

La menor fue reportada desaparecida en la tarde del sábado y hallada sin vida en la mañana del domingo.


Foto: Cortesía Aldair Molina


Los hechos


Según información suministrada por la madre de María José Ortega Ballestas, la menor se encontraba la terraza de la casa de la abuela, situada en la carrera 9J No. 98-10, en donde jugaba con una prima, otra menor de 10 años de edad. Fue en ese lugar hasta donde presuntamente llegó Gimy José Chapman Peñaloza, de 35 años.


Fuentes extraoficiales aseguran Chapman Peñaloza el joven le pidió a la pequeña que acompañaba a María José que se fuera a comprar “unos panes a la tienda” para poder quedarse solo con esta.


Luego de esa acción, según los testigos, el sindicado aparentemente se fue de la casa con María José.


El fatal hallazgo.


Fue hasta la mañana de este domingo cuando se supo el trágico final de este caso, un hombre que caminaba por el sendero contiguo a la canalización del arroyo León, fue el que alertó sobre la presencia en el sitio del cuerpo sin vida de una niña, el cual estaba tapado con ramas y a su alrededor había unas bolsas de basura.


Hasta el lugar llegaron uniformados de la Policía Metropolitana de Barranquilla y confirmaron lo visto inicialmente por el caminante.


Asimismo, llegó Leida Ballestas Rondón, madre de María José, quién está en estado de gestación y al ver la escena de desmayó.


Al sitio llegaron peritos de la Sijín, quienes realizaron la diligencia de levantamiento de cadáver. Estos fueron acompañados por miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios, pues fue demasiada la gente que se acercó a mirar la escena. Los uniformados de la fuerza de choque de la Policía rodearon la zona.


El presunto homicida.


Gimy José Chapman Peñaloza, de 35 años, sería uno de los presuntos asesinos de la niña María José Ortega Ballestas, de seis años, encontrada muerta en un arroyo entre Villas de San Pablo y Caribe Verde.


Chapman Peñaloza fue aprehendido y trasladado por agentes de la Policía Metropolitana de Barranquilla a la Unidad de Reacción Inmediata, dentro del proceso de investigación por la desaparición y asesinato de María José.


Hasta el momento las autoridades han reportado, que el pasado 18 de mayo, el aprehendido le habría propuesto a un adolescente de 16 años, que asesinara a la menor por la suma de 500 mil pesos.


El aprehendido registra una anotación judicial por el delito de hurto del 17 de mayo del 2015.


Pronunciamiento de la comunidad.


Luego de conocerse el trágico final de la historia, los comentarios o se hicieron esperar, en su cuebta oficial de Twitter el Alcalde Alejandro Char, expresó sus condolencias a la familia, pidió a las autoridades reconocer y dar captura al autor de los hechos.


“La vida es sagrada y en especial la de nuestros niños, ellos son el futuro de la sociedad. Rechazo enérgicamente el vil asesinato de la pequeña María José Ortega Ballestas de tan solo 6 añitos. Nada justifica esta atrocidad que enluta a sus familiares y nos entristece a todos” (...) “Solicito a la @PoliciaBquilla y a las autoridades judiciales competentes investigar este cobarde crimen hasta las últimas consecuencias, para identificar y castigar ejemplarmente a los responsables a la mayor brevedad”.


Por su parte, Maryuri Chapman, tía del señalado homicida expresó su temor porque la familia de la niña quiere tomar reprelias contra su vivienda por lo ocurrido.


“Si él es culpable que la Policía se los entregue, porque si lo meten preso después sale y vuelve a hacer lo mismo, con el dolor de mi alma lo digo. Nosotros no tenemos nada que ver con eso, no nos deben agredir”.


Familiares de la menor, pidieron también a las autoridades justicia ante el homicidio de María José.


Represalias contra casa de supuesto asesino.


En la mañana de este lunes, luego de la aprehensión de Chapman Peñaloza, la comunidad del barrio Evarisgo Sourdis, arremetió contra el inmueble ubicado en la calle 98 con carrera 9J.


Con piedras, palos y fuego, la indignada comunidad atacó la vivienda en la que reside el presunto homicida. Hasta el lugar llegaron dos máquinas del Cuerpo de Bomberos de Barranquilla para atender la emergencia, pero no pudieron acercarse a la vivienda porque la comunidad se los impedía.


Finalmente, fue necesaria la intervención de la Policía Metropolitana de Barranquilla.