top of page

El debate entre Argos y Tecnoglass por el proyecto residencial que construirá en zona empresarial

Para Néstor Escorcia, presidente de la Asociación de Ingenieros, la construcción de estos edificios limitarían los planes de expansión de la empresa Tecnoglass.


El debate entre Argos y Tecnoglass por el proyecto residencial que construirá en zona empresarial
Instalaciones de empresa Tecnoglass.


Una gran controversia con distintos intereses trascendió en Barranquilla tras el proyecto Portal del Norte que el Grupo Argos planea ejecutar en la ciudad con la construcción de ocho edificios residenciales, que se encuentran en los límites con la empresa Tecnoglass.

Esta puja entre Tecnoglass y Grupo Argos motivó a los concejales de Barranquilla, quienes para el próximo periodo de sesiones piden actualizar el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de la ciudad. Por otro lado, organizaciones ciudadanas buscan instaurar por medio de derechos de petición las modificaciones del uso de suelo en proyectos que el grupo Argos contempla en la capital del Atlántico.

¿Qué dice la Sociedad de Ingenieros?

Para Néstor Escorcia, presidente de la Asociación de Ingenieros, la construcción de un proyecto residencial VIS por parte del Grupo Argos podría incurrir en errores de planeación, que afectarían a futuro las operaciones de industrias como Monómeros y Tecnoglass.

“Son unas viviendas que las pretenden hacer en medio de unas industrias pesadas como lo son Tecnoglass y Monómeros y habrá una contaminación de aire, ya sea por gases o por presiones atmosféricas. También habrá problemas de movilidad porque la circunvalar va a quedar insuficiente y las vías aledañas van a ser pocas para tantas viviendas y recordemos que estas empresas también un buen volumen de empleados que salen a la hora poco y va a generar problemas de movilidad si no se diseña bien una solución de movilidad”, menciona Escoria.

Cabe mencionar que desde la CRA se realizará un análisis de los POT de Barranquilla y Puerto Colombia, en el cual se evaluarán la incorporación de las determinantes ambientales, y el componente cambio climático y gestión de riesgo, toda vez que estos determinan la base de todo ejercicio de planeación del territorio.

Pese a que el presidente de la Asociación de Ingenieros reconoce que la ley permite al Grupo Argos construir estas viviendas, señala que la compañía detrás del proyecto no debe cometer errores como los que se presentaron en el proyecto urbanístico de Alameda del Rio.

“Una cosa es que esté permitido y otra cosa es hacerlo bien hecho. Por ejemplo, Alameda es una urbanización que estaba permitida, pero cometieron algunos errores en temas de movilidad: hicieron una rotonda, pusieron el puente y nos toca pagarlo a nosotros los contribuyentes. Además, hicieron viejas VIS y la gente que está ahí son de estrato 4 y 5. Todas con vehículos y sin parqueaderos. Es un error de planeación y entonces aquí también podría pasar eso”, precisó el ingeniero Escorcia.

 

Cambió el POT de Barranquilla

El POT de Barranquilla cambió del año 2014 al 2015 y la zona donde planifican los edificios, era una zona para industrias pequeñas, pero en el Plan de Ordenamiento Territorial del año 2014 apareció que también se pueden hacer usos residenciales.

“Si está permitido por la norma lógicamente hay que respetarle el derecho a Argos, pero la idea es cómo lo van a hacer (…) Las personas que van a vivir ahí van a vivir con una serie de incomodidades por estar metidos en una zona industrial”, expuso Escorcia.

Por otro lado, el analista indica que esta construcción limita los planes de expansión de Tecnoglass. Además, afecta la economía de las compañías cercanas porque “seguramente obligarán a Monómeros (depende de la norma de emisiones) a tener mayores controles con mayor inversión de dinero”.

Mientras tanto, el periodista Horacio Brieva, en su más reciente columna publicada en El Heraldo se unió al debate que protagonizan las empresas Argos y Tecnoglass.

“En plena zona industrial, Argos pretende hacer otro proyecto habitacional tipo VIS. Eso fue como arrojar un cilindro de gasolina a un incendio incipiente. El rechazo no es por ser viviendas VIS. No es por aporofobia, un neologismo acuñado por Adela Cortinal, la filósofa española. Es porque ahí no deben construirse viviendas de ningún estrato”, dice el periodista Brieva.

El columnista de El Heraldo sugiere que la construcción de este proyecto debe procurar la minimización del daño al bosque seco tropical y que este desarrollo urbano del Grupo Argos tiene que ser sostenible, es decir, respetuoso del equilibrio ecológico.

 

“Convendría, por eso, una mesa de diálogo y concertación de los actores involucrados alrededor de los puntos siguientes: la minimización del daño al bosque seco tropical, la reducción de la densidad de Ciudad Mallorquín, la suspensión del Portal del Norte, la cesión de un espacio al Zoológico en el área de Mallorquín, la construcción del intercambiador vial en Alameda del Río pero por Argos y las constructoras y la revisión y ajuste del Pomca Mallorquín, del POT de Barranquilla y del PBOT de Puerto Colombia”, agrega el columnista

Comments


bottom of page