“El arroyo de La Felicidad también es historia”: alcalde Char



El alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, dio un parte satisfactorio sobre las obras de canalización del arroyo La Felicidad. El mandatario estuvo observando los trabajos en el sector de Siete Bocas, en la calle 63B con el bulevar de la carrera 41. Allí se adelanta la última fase de intervención de este peligroso arroyo y los avances son notorios.

“Estamos en el final del arroyo La Felicidad, en plena calle 63B con el bulevar de la 41, es la meta de todo este arroyo, solo restan los recaudadores de agua que vienen muy cerca y, como podemos darnos cuenta, ya esto se encuentra pavimentado hacia abajo, es cuestión de días, estamos felices porque este arroyo que tanto daño le hizo a las familias barranquilleras ya murió, estamos en la última etapa de esta importante obra”, afirmó Char.

El mandatario distrital también aprovechó para agradecer la paciencia a los barranquilleros, a quienes se movilizan por este sector y a los vecinos, por las molestias causadas. Indicó que el problema que representaba ese arroyo para la comunidad hace parte del pasado.

“Agradecerles a todos los ciudadanos por la paciencia que nos tuvieron, fundamental el apoyo de todos en el desarrollo de esta importante obra, sabemos de las molestias causadas pero teníamos que hacer la intervención para salvar vidas, ahora este problema no lo volverán a sufrir y todo será diferente”, agregó el alcalde Char.

El secretario de Obras Públicas, Rafael Lafont, indicó que en total fueron canalizados 3.4 kilómetros de arroyo y explicó que los trabajos se encuentran en fase final.

“Desde que se proyectó la canalización del arroyo La Felicidad la meta era llegar a Siete Bocas y ya lo hemos logrado, actualmente estamos en el proceso de los recaudadores del agua y los empalmes de redes de acueducto”, precisó Lafont.

La población beneficiada es de 250.000 habitantes de las localidades Norte-Centro Histórico y Suroccidente, de manera directamente a los barrios Buena Esperanza, Los Andes, Recreo, Boston, El Rosario y Barrio Abajo.

La solución a este peligroso arroyo se hizo mediante la conducción de las aguas de manera subterránea a través de un box coulvert en concreto reforzado y tubería de gran diámetro GRP con rejillas en hierro dúctil. Los trabajos contemplan reposición de redes de servicios públicos, obras de urbanismo y de espacio público, rellenos de sub-bases y suelo cemento, pavimentos en concreto rígido, obras del plan de manejo ambiental, señalización, andenes en losetas decorativas, paraderos de buses, instalación subterranea de redes, alumbrado tipo led, ductos de telecomunicaciones, bancas y arborización, entre otros detalles urbanísticos.

© 2019 por Stella Marketing