Dominó, un juego recreativo que integra a la familia

Este juego, que en algunos sectores es considerado un vicio, también es una método para controlar el estrés.

Foto: Alejandro Matías.


Los hermanos, Omar Alfonso Oviedo y Luis Oviedo, juegan dominó desde que son unos niños, pues su padre siempre los colocó a jugar con el "dominó de los pica piedra" y era más didáctico para ellos en ese entonces.


"Empezamos a jugar cuando los padres nos enseñaron a jugar con el dominó de pica piedra, lo que nos ayudó a tener una mejor visión de juego. Si tu pones a Vilma con Vilma, quiere decir que puede seguir jugando, o banano con banano, no solamente tiene que ser con números, el dominó para niños se puede dar para que se aprendan a dominar su inteligencia", apuntó Omar, el más experimentado en el tema de los hermanos Oviedo.

Un juego que interesa a todo el mundo. | Foto: Alejandro Matías.


Por su parte, Luis recuerda que "cuando era un pelao el dominó lo jugaba todo el mundo" y era bastante estratégico por técnicas que le enseñó su padre.


"Por lo menos, si tiene un juego de tres y yo tengo dos tres más, yo tengo que buscar el juego a él para que se monte con los tres y estos pasan para nosotros ganar el juego. Yo le enseñaría a los hijos de mis hijos a jugar esto, porque los integra con todos".


No es un vicio


Ricardo Hoyos, reciente campeón departamental, sufre de mucho estrés por su trabajo y asuntos de la casa. Una vez fue al psiquiatra porque no aguantaba todo el estrés que tenía y este le recomendó que "jugara hasta tres, cuatro horas de dominó para relajar la mente".

Ricardo Hoyos durante un juego de dominó del torneo departamental de dominó, en el Palacio de Combates Sugar Baby Rojas.| Foto: Alejandro Matías.


"El dominó lo están mandando los psiquiatras con todo el estrés laboral. Esto es un anti estrés, porque tu mente está concentrada en el juego y tu mente descansa. Yo sufro de estrés y el hombre mandó a jugar. Esto me coloca sabroso, de todo".


Hoyos agregó que es un juego que "en cualquier parte se juega y es divertido, pero no es un vicio".


"No es un vicio, el vicio lo implementa uno, sobre todo aquél que está acostumbrado a apostar plata. Pero los que jugamos por recreación o por tomar una cervecita, eso no es vicio, porque lo controlamos. Nada más jugamos cuando nos queremos divertir, más no estamos todos los días pendiente porque tendremos un factor económico".