División de opiniones tras la aprobación de la despenalización parcial del aborto




El día lunes 21 de febrero Colombia cambio su historia aprobando la despenalización parcial del aborto en el país, logrando permitir la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 24 semanas junto con las tres condiciones que ya existen en el Código Penal para poder realizar un aborto.


"Conducta del aborto solo será punible cuando se realice después de la vigésimo cuarta (24) semana de gestación y, en todo caso, este límite temporal no será aplicable a los tres supuestos fijados en la Sentencia C-355 de 2006".


Región Caribe consultó a la Doctora en Ciencias de la Salud, Sara Fernández quien desde su experiencia y profesionalismo brindó su opinión sobre los cambios que posiblemente tendría el país a partir de ahora.


“Todas las universidades públicas y privadas, incluso las de carácter confesional tendrán que abordar directamente los temas de salud sexual y de salud reproductiva para hombres y para mujeres. Educación, Salud y Justicia se deben actualizar en sus currículums asegurar una educación laica desprovista de prejuicios frente a la sexualidad, el sexo, la identidad y la orientación de género para asegurar el acceso efectivo a los derechos que le asisten a las personas en la materia.

Finalizó la Doctora Sara Fernández.


Desde la aprobación generada por corte constitucional de Colombia, salieron a marchar grupos de mujeres que durante dos años hicieron sentir sus propuestas del porqué si debería suceder este hecho histórico que hoy es una realidad para el país.


Los católicos también estaban a la espera de la postura de la iglesia, ante esto el Arzobispo de Barranquilla indicó la opinión desde una postura diferente.


“La postura de la iglesia ante la aprobación del aborto en Colombia es de absoluta y total rechazo, lo es, porque esta es una situación que atenta contra la vida y sobre todo contra la vida inocente y frágil, como es la vida de los niños que se gestan en el seno de su madre, por eso la iglesia expresa su dolor y segundo su rechazo a la corte constitucional”.

dijo el Arzobispo Monseñor Pablo Salas Anteliz.


En Colombia la Corte Constitucional reconoce que la interrupción voluntaria del embarazo es un derecho íntimamente ligado al derecho a la vida, a la salud, a la integridad, a la autodeterminación, intimidad y dignidad de las mujeres.


Ante esto la Doctora en Ciencias Sociales, la Angélica Orozco Idárraga, quien señala lo positivo y las dificultades que de ahora en adelante se pueden presentar.


“Se abre un abanico inmenso de posibilidades para actualizar los contenidos académicos y las prácticas de las áreas de salud, educación, derechos y ciencias sociales para prepararse y garantizar sistemas de información, de educación y de acceso a servicios integrales, completos en materia de salud sexual, de salud reproductiva de derechos sexuales y de derechos reproductivos para hombres y mujeres de TODAS las edades y condiciones. dificultades Estar a la altura de ese reto, trabajar los propios prejuicios y destrabar el acceso efectivo a servicios del área”.

Finalizó la Doctora Orozco.


La Corte Constitucional del país ha decidido, por cinco votos a favor y cuatro en contra, retirar el delito de aborto del código penal, aunque no ha logrado una mayoría para la despenalización total.


El Arzobispo de Barranquilla, continua su opinión indicando “la postura de la iglesia ante el drama que viven tantas mujeres en el campo y las ciudades, situaciones como los abusos y el embarazo no deseado, la posición de la iglesia no puede ser el atentar contra la vida de un inocente. Se deberían buscar otros caminos como la protección de la madre y la criatura que tiene el derecho a nacer, y brindarles el cuidado y las debidas oportunidades a estas madres”. Finalizó


Desde ahora se vive una nueva etapa para para el país, donde se busca lograr respetar las diferentes posturas que están surgiendo desde la nueva aprobación de la Corte Constitucional.