Desde el Puerto de Barranquilla también se exportan naranjas


El Puerto había empezado la exportación de aguacate hass, también hacia los Estados Unidos, y luego la salida de flores, desde el interior del país, y ahora las naranjas.El Puerto había empezado la exportación de aguacate hass, también hacia los Estados Unidos, y luego la salida de flores, desde el interior del país, y ahora las naranjas.


Foto: puertodebarranquilla.com

Poco a poco el Puerto de Barranquilla Sociedad Portuaria se ha ido convirtiendo en la plataforma logística para el sector agrícola, gracias a la exportación de productos perecederos hacia los mercados internacionales, logro que ha conseguido en los últimos dos años.


Esta semana salió el primer cargamento de naranja proveniente de Armenia, Quindío, luego que el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y otras autoridades certificaran las bodegas refrigeradas. Fueron unas 24 toneladas de este producto haca La Florida, Estados Unidos.


De aguacate hass se han enviado dos contenedores y 89 de flores, logrando este último tener una buena dinámica este año de la siguiente manera: 36 contenedores en enero, 6 en febrero, 25 en marzo y 22 en abril. Se espera que con las naranjas se envíen unos 200 en los próximos meses, con base en los pedidos.


El presidente del Puerto de Barranquilla, René Puche, sostuvo que esto se debe a que se decidió en 2015 que la empresa se convirtiera en plataforma logística, sobre todo al sector agrícola que necesita tanto apoyo y cuyos productos son apetecidos en los mercados internacionales.


En noviembre de 2015, con una inversión de $20 mil millones, el Puerto inauguró la bodega de refrigerados y congelados, la primera de este tipo al interior de un terminal portuario en el país, con lo cual se constituyó en el proyecto más importante de los 63 ejecutados por la Sociedad ese año.

La Bodega cuenta con un área de 3.200 mt² y 2.628 posiciones de almacenamiento, de las cuales 1.872 están ubicadas en la zona de congelados a temperaturas entre -18° y -22°, 756 en la zona de refrigerados con temperaturas de 0° a 5° y bahías exclusivas para procesos importación y exportación de forma independiente, con temperaturas controladas entre 0° y 5°.


Según Puche, la ventaja de esta inversión que se hizo hace cuatro años y ha empezado a rendir sus frutos en los últimos dos y tres años es que garantiza la cadena de frío de los productos perecederos que requieren buenas temperaturas para evitar daños por plagas.


Las bodegas disponen a la vez de 10 muelles, cada uno con puertas automáticas y abrigo retráctil, 10 niveladoras verticales hidráulicas, 2 básculas de capacidad de dos toneladas, semáforos de operación en muelle, equipos para control de temperatura en cada cuarto, termómetros infrarrojos, montacargas de elevación especializados, terminales de radiofrecuencia e impresoras para identificación de pallets.


Opera con el sistema WMS (Warehouse Management System), una herramienta que garantiza la trazabilidad del producto desde su ingreso hasta su despacho, asegurando los procesos internos de la bodega.


Las ventajas de este proyecto se ven reflejadas en la eficiencia de los procesos para los clientes, quienes podrán garantizar la cadena de frio para sus productos perecederos, eliminar los traslados para inspecciones y tener trazabilidad de la carga en tiempo real.