De acuerdo a un estudio, las nuevas generaciones están creciendo como “autistas sociales"

El uso de las nuevas tecnologías ha provocado un aislamiento del mundo real, la modificación de la conducta y la construcción de una identidad humana.

Por Eliana Avendaño S.

La concepción de la sociedad a partír de las nuevas tecnología y la manera cómo estas han cambiado la construcción del hombre en el mundo, fue la motivación del investigador Juan José Trillos, que dio paso a su investigación titulada como “La comunicación del autista social en el marco del individualismo y el espectáculo”.

Esta investigación es un artículo que tiene un fundamento científico con autores que han estudiado la comunicación y al ser a lo largo de varios años. De acuerdo con Trillos, “la comunicación es construir un sentido, una coexistencia, pero esa coexistencia se rompe en la medida en que tú te aíslas. Entonces esos objetos impiden la comunicación, no son para comunicar, son para enviar información. Comunicarme es aceptarte, así no comparta tu criterio, es sentir, mirar, oler, escuchar”.

Para desarrollar la investigación, Juan José Trillos aplicó el análisis de la tecnología comunicativa y su incidencia en el comportamiento humano, e hizo un estudio en diez colegios del departamento del Atlántico, en el que midió el método más eficaz en la comprensión lectora, si hacerlo en papel o en pantallas digitales. Pero esta situación, según Trillos, no está ligada a la herramienta en sí, sino a la manera como está siendo asimilada o como nos han enseñado a hacerlo.

Así mismo el investigador dice que el Ministerio de Educación debería empaparse más de toda la literatura sobre el tema para concluir que se necesita un desarrollo cognitivo para usar un smartphone en clase o fuera de ella. "Ninguna tecnología es buena o mala, depende del uso que se le dé", explica.

Como docente del programa de Comunicación Social y Medios Digitales de la Universidad de la Costa, Trilllos cuenta que aconseja a sus estudiantes que no se trata de dejar de usar la tecnología, sino de "que se conviertan en los Zuckerberg del presente y el mañana, y así la plata no se va del país. Lo que hay que hacer es producir y dejar de ser consumidores de tecnología de tiempo completo. Es decir, debe existir un objetivo concreto, no usarla porque sí, y más en la educación".

El resultado de sus investigaciones han revelado que el crecimiento cognitivo está siendo alterado por los smartphones y aparatos similares. El desarrollo fisiológico y morfológico del cerebro, apunta, va de 500 cc cuando se nace a 1.600 cc al cumplir los 20 años, en un proceso llamado ontogenia. En términos de la teoría cognitiva de Jean Piaget es la evolución cultural del individuo en la sociedad, "entonces les estamos negando los ejercicios y entrenamientos que requieren para desarrollarse como seres humanos".

Adicionalmente, el investigador explica que el trasfondo de la problemática es económico, porque se ha vendido la idea de que los celulares y las nuevas tecnologías en general iban a cambiar la calidad de vida de las personas, que iban a generar desarrollo en países pobres, pero por el contrario, con esa idea nos ha vuelto seres consumidores y no productores.

Apartir de esa dependencia económica, sugiere el profesor, surgen las otras problemáticas, como la comunicativa, que se van enlazando hasta derivar en los llamados “autistas sociales”.