Dany Zora "Decimero Revelación"

Actualizado: 29 de dic de 2018

Autor: Eyleen Santigo H.


La historia del joven que va a mantener viva la tradición la décima.


Dany Zora, un joven de tan sólo 24 años, ha demostrado tener el coraje y el talento para retar a los tradicionales juglares del Atlántico y ser el campeón actual de La Décima.


Lo que comenzó como una carreta de pelao’ por caerle a una pela’ del colegio a los 12 años, se ha convertido hoy en versos y décimas completas que llenan de orgullo a doña Katerine Silvera y al señor William Zora. Los mismos que le han dado a Dany la oportunidad de representar al Caribe Colombiano y dar a conocer nuestra cultura en diferentes escenarios, incluso compitiendo con otros hispanos.


El plan de “tirarle el cuento a la pelá” no fue en vano; si bien ella no le “paraba bola”, él se hizo amigo del grupo y con el tiempo las demás le pedían que es escribiera cuentos a ellas. Así surgió la amistad con Gisell Acosta, nieta de Gabriel Segura, uno de los máximos exponentes de La Décima.


Fue Gisell quien un día le pidió a Dany que le escribiera un cuento a su abuelo luego de que una isquemia lo dejara delicado de salud.


“Yo le hice dos cuentos al señor Gabriel, unos cuentos muy jocosos, nunca vi cual fue la reacción de él, pero sí me comentaron que le alegré el rato.”

Tiempo después de que iniciara esta amistad llegó el momento que lo introduciría al mundo de la tradición de La Décima, cuando durante una visita a Gisell, fue el Maestro Segura quien lo recibió.


“Yo no tenía ni idea qué era décima, de quién era Segura.Simplemente pensé que el abuelo de Gisell, era un abuelo como todos; un señor de avanzada edad, que estaba enfermito como todos. Pero nunca pensé que era un juglar de la décima”.

A paso lento, con sus quejidos por su estado de salud, pero con la lucidez y creatividad de cualquier muchacho,e le agradeció a Dany por los cuentos y conversó acerca de su vida y su tradición.


Así se sembró la semilla de la décima en Dany, quien cultivó el legado del Maestro Segura, llegándose a convertir en el Decimero Revelación que es hoy. Para Dany David Zora Silvera las palabras del Maestro no fueron en vano, por lo que desde el momento de su partida, un 8 de octubre, se ha dedicado a mantener viva la tradición soledeña en la región y en el país.


A través de su arte, Dany busca refrescar y enriquecer la cultura del caribe, contagiando a las nuevas generaciones de la tradición de los juglares decimeros para asegurarse de que el legado de la décima no desaparezca con el tiempo.



Durante una de sus primeras presentaciones, en el homenaje al Maestro Segura, Zora pidió un espacio para hacer una dedicatoria a la leyenda decimera. Cuando soltó el primer verso bien arriba, su vozarrón retumbóo en toda Soledad“¿De dónde salió?”,“¿Quién es?”, se preguntaban muchos, pero, sin decir más, Dany bajó de la tarima y comenzó a pulirse.

En el proceso de encontrar su identidad y convertirse en el joven juglar que es hoy, Dany pasó por varias facetas, incluso llegando a cantar borracho al pie del cementerio.


Fue entonces cuando la familia Segura nuevamente marcó su camino artístico: Lidia Montero, viuda de Segura, le dijo que valorara su arte porque cuando quisiera cobrar por ella no le pagarían por andarlo viendo borracho. Esa y otras vivencias son las que han marcado el camino de esta promesa de la improvisación.




Su talento no pasa desapercibido. Por eso, con tan solo 22 años, Dany tuvo la oportunidad de comenzar a inmortalizar sus décimas en una publicación de la editorial Santa Bárbara titulada “La revelación de la Décima”, que por su devoción dedicó a San Miguel Arcángel.

 “Hay que innovar conservando”

Otro deseo de este artista es hacer más respetable la tradición de la décima, por eso busca construir una nueva imagen del decimero, en compañía de Eduardo Guerrero y Gustavo Lara, al proponer apartar el alcohol de las presentaciones. En un principio, estas reglas no tuvieron mucha aceptación en los festivales, pero con el tiempo se han ido convirtiendo en prácticas para respetar el arte de La Décima.



Así es Dany David Zora Silvera, el decimero revelación del caribe; el que se atrevió a darle una cara joven a la tradición; el personaje de boina y gafas, que con su voz busca mantener la tradición de la décima viva.

“Puedo morir tranquilo, el día que la décima sea declarada patrimonio nacional, ese día puedo morir tranquilo.

Y como su sueño es que el legado trascienda a las nuevas generaciones, Dany asegura que se encargará de pasarlo a su hijo, a quien llamará como él y le asignará la tarea de continuar con lo que se convertirá una tradición familiar pensar en los versos, rimas y las octavas llenas de amor, respeto, creatividad y talento.

“Para mi hijo, cuando tenga 20 me baje del caballo a mí”