Con ilusión y optimismo inició plan piloto del sector gastronómico en Barranquilla

Con la reapertura del primer grupo del piloto se reactivan cerca de 1.000 empleos en la ciudad.

Tras permanecer con las puertas cerradas por aproximadamente cinco meses, este jueves los 30 restaurantes seleccionados para dar inicio al plan piloto del sector gastronómico de Barranquilla, encendieron nuevamente sus fogones para recibir a los comensales con sus mejores recetas.


Los empresarios de este sector se han mostrado muy ilusionados y llenos de mucha emoción por volver a las actividades en sus negocios, que permitirán la reactivación de cerca de 1.000 empleos. Aseguran que han sido tiempos difíciles por la pandemia, sin embargo, mantienen la esperanza en que se irán recuperando poco a poco.

"Las expectativas son muchas, después de estar 5 meses cerrados no veíamos la hora que llegara este día, de poder volver a abrir nuestros negocios. Sabemos que el inicio va a ser lento, porque la gente está muy prevenida, pero por eso todos en nuestros negocios estamos tratando de cumplir a cabalidad con los protocolos de bioseguridad y así poder brindarles una buena experiencia a la gente y vean que al venir a los restaurantes no van a poner en riesgo su salud. Estamos tomando todas las medidas necesarias con el fin de que pierdan el miedo y que podamos volver a nuestra cotidianidad de manera muy segura".

Esto afirmó Gonzalo Guarín, Creador, Fundador y Gerente del restaurante CUCAYO en diálogo con #RegiónCaribe, quien además dijo que en el transcurso del primer día la operación en el restaurante no ha estado muy movida, teniendo en cuenta que el clima que se ha estado presentando en la ciudad con algunas precipitaciones no favorece a la estancia de los clientes en las terrazas, que es el lugar donde está permitida la atención.

En la mañana de hoy el alcalde Jaime Pumarejo, visitó las instalaciones de Caimán del Río, que es uno de los 30 establecimientos autorizados y desde allí manifestó su entusiasmo por el proceso de reactivación.

"El día de hoy es para mí muy gratificante y me da mucho optimismo porque estamos viendo que la gente que está abriendo el restaurante, los empleados que están asumiendo el reto, lo están haciendo con todas las ganas de que esto salga bien, de cumplir las normas para que los demás también puedan abrir”.

El mandatario, añadió que el plan piloto con estos establecimientos servirá para aprender cómo hacerlo de manera masiva posiblemente el próximo mes o en 45 días y permitir que todos los restaurantes de la ciudad puedan abrir sus puertas e ir recuperando el empleo de los barranquilleros.


Por otra parte, Mario Henao, socio fundador del restaurante Varadero, contó a #RegiónCaribe que están trabajando con mucha responsabilidad, cumpliendo todas las directrices dadas por la Alcaldía y el Ministerio de Salud, para que sea un proceso de reactivación completamente seguro.

Mario Henao, socio fundador del restaurante Varadero. Fotografía de cortesía.

"Nuestro equipo de trabajo y clientes están muy contentos. Esto ha sido un trabajo serio y responsable, para darle la tranquilidad a nuestros clientes y para en un futuro cercano, todo nuestro sector gastronómico esté abierto y trabajando para seguir cumpliendo nuestros sueños. La gente hoy nos ha acompañado a mediodía y tenemos una serie de reservas importantes para esta noche y para el fin de semana, lo que nos tiene con mucha ilusión de poder volverlos a ver a todos".

A los ciudadanos que deseen visitar estos establecimientos se les hace un llamado a cumplir con todas las medidas preventivas para proteger la salud propia, la de trabajadores y demás personas que se encuentren en el lugar.


Así mismo, deben tener presente las siguientes recomendaciones:


• Reservar una mesa antes de llegar al lugar. Algunos restaurantes implementaron plataformas digitales para hacer más fácil el proceso.

• Cumplir pacientemente con el protocolo de toma de temperatura y desinfección en la entrada.

• Usar permanente el tapabocas, a excepción del momento de comer.

• Realizar los pagos con medios electrónicos y evitar el uso de efectivo.

• Evitar permanecer mucho tiempo en el establecimiento. Se recomienda una estancia máxima de dos horas.

• Desinfectar las manos con frecuencia, sobre todo después de tocar superficies de alto contacto.

• Mantener el distanciamiento físico entre otros clientes y colaboradores.