Colegios en Barranquilla no retomarán clases presenciales en el 2020

Docentes y padres de familias se mostraron satisfechos ante esta decisión, que obedece a que en las instituciones no están dadas las condiciones para retomar clases de manera presencial.

Por: Eliana Almarales


Ante el aumento significativo de casos positivos por COVID-19 en la ciudad y el departamento, la Alcaldía de Barranquilla, a través de la Secretaría Distrital de Educación, anunció que en lo que resta del presente año 2020, las instituciones educativas distritales no regresarán a clases de manera presencial.


De acuerdo con el comunicado a la opinión pública enviado por la administración distrital, la decisión obedece a que "no están dadas las condiciones para volver a clases debido al estado actual de la propagación del virus en la ciudad" y además al resultado de las revisiones realizadas a las instituciones en cuanto a protocolos de bioseguridad.


Frente a esta determinación tomada por la Secretaría de Educación, en RegionCaribe.org consultamos con docentes quienes expresaron sus opiniones acerca del tema.


"Estoy totalmente de acuerdo con esta decisión, ya que nuestros colegios no están preparados en su infraestructura para recibir a los estudiantes, no contamos con unas baterías sanitarias adecuadas y vivimos en un asinamiento total. La mayoría de las instituciones están ubicadas en zonas de alto riesgo, donde los padres aún no se han concientizado de la pandemia que estamos viviendo, no toman las medidas adecuadas y no dan ejemplo a sus hijos de cómo seguirlas. Los docentes no podemos exigirles a los estudiantes que sigan normas que no han visto en sus casas."

Afirmó Edelmira García, docente de la I.E.D Jesús de Nazareth, ubicada en el barrio la Sierrita, quien además manifiesta que retomar las clases de manera presencial, significaba poner en riesgo la vida de los estudiantes y docentes.

Fotografía tomada de www.barranquilla.gov.co


Por su parte, Ana María Muñoz, docente tutora del programa Todos a Aprender (PTA), de la I.E. Técnico San Pablo de Polonuevo, calificó de sensata la decisión de la administración distrital.


"Es la decisión más sensata, teniendo en cuenta que las instituciones educativas de la ciudad no cumplen con los requisitos mínimos, para poder tener todas las características y protocolos que se necesitan para brindar una educación presencial en estos momentos de pandemia. En nuestras aulas el mínimo de estudiantes es de 30 y máximo de 40, no podríamos cumplir con la medida de distanciamiento físico y el tema de lavado de manos constantes también es complicado, porque sabemos que muchos colegios no cuenta con el suministro de agua de manera permanente."

Entretanto, para garantizar una educación de calidad a todos los niños y jóvenes de la ciudad, se continuará construyendo de manera conjunta con directivos y maestros de las instituciones educativas distritales, las acciones y estrategias correspondientes que permitan continuar educando a los estudiantes desde sus casas durante los siguientes meses. 


Al respecto, padres de familia también se han pronunciado y aunque han manifestado estar de acuerdo con la decisión tomada de no retomar clases presenciales durante lo que queda del presente año, hacen un llamado a que desde la Secretaría de Educación se evalúen los compromisos que les están dejando a los niños, ya que los padres en ocasiones no pueden dedicar mucho tiempo a realizar un debido acompañamiento a los procesos de aprendizaje de sus hijos, debido a que también deben cumplir con obligaciones laborales.


"Estoy de acuerdo con esta medida porque lo primordial para mi y para mi familia es la salud de nuestros miembros, especialmente de nuestros niños porque ellos son el pilar y la ilusión de todo. Pero también me cuesta pensar un poco en que tengo que salir a trabajar y mi niño queda solo, con muchas responsabilidades, tareas virtuales y videollamadas con docentes. La verdad siento que se recarga demasiado teniendo en cuenta que apenas está en jardín y me preocupa que no pueda rendir igual porque no puede contar con mi apoyo al 100% porque tengo que ir a trabajar".

Esto expresó Angie Charris en dialogo con RegionCaribe.org, quien es madre de un niño de 4 años y un bebé de 7 meses y a diario debe salir de su casa a desempeñar las labores que cumple en la Sanidad Naval 1034 de Barranquilla, quien además de la preocupación que tiene por la seguridad de su familia debio a que trabaja en el área de la salud, también vive preocupada por poder ayudar a su hijo para que cumpla con todos sus deberes y no baje su rendimiento académico.


Por otra parte, hay padres de familia que también aplauden este anuncio e incluso afirman que si las autoridades tomaban la decisión de reiniciar las clases el próximo mes de agosto como se estaba planteando, ellos no iban acceder a llevar a sus niños a los planteles educativos, ya que consideran que sería un riesgo para sus hijos y demás personas que se encontrarán en la institución.


"Como padre me siento muy feliz por esa decisión, siento que quedo más tranquilo y si hubiesen anunciado que se reactivaban las clases presenciales, mi decisión era no enviar a mi hija de 6 años al colegio, porque no quisiera que ella se contagiara o se pudiera convertir en un paciente asintomático que esparciera el virus entre su familia e incluso entre profesores y demás compañeros".

Manifestó Anthony Casado, que además afirma que los niños aún no son tan conscientes de la díficil situación que el mundo atravies a causa del Coronoavirus y de las medidas necesarias para el autocuidado, las cuales son muy importantes para su seguridad y salud.


Finalmente, la Alcaldía de Barranquilla informó que a partir del próximo 29 de junio se dará inicio a la semana de desarrollo institucional y de descanso, lo que le permitirá a toda la comunidad educativa prepararse para retomar con más fuerza la educación en casa. 


Así mismo, de la mano con la Secretaría Distrital de Salud, se continuará trabajando para determinar cúando es el mejor momento para regresar a las clases de manera presencial, teniendo en cuenta las variables epidemiológicas y garantizando las condiciones mínimas de salud, para no poner en riesgo a la comunidad educativa de la ciudad.