Coconut Group : voces que cuentan la realidad que vive la isla de Providencia

En el marco del conversatorio denominado "Ruido Negro" realizado por la emisora comunitaria Vokaribe Radio, el grupo musical isleño dialogó con #REGIONCARIBEORG sobre la experiencia vivida el pasado año y las necesidades que enfrentan a la fecha.

Con la mirada llena de nostalgia y la voz un poco entrecortada, los integrantes del grupo musical 'Coconut Group' recuerdan el mes de noviembre del 2020 como uno de los momentos más díficiles que han enfrentado en sus vidas, cuando el hurán Iota irrumpió con toda su fuerza y acabó con la calma de la isla de Providencia, causando una devastación que dejó desamparados a todos sus habitantes.


Construir una vida en la isla no es fácil, y ver como de la noche a la mañana se viene abajo todo aquello que se ha conseguido con trabajo y esfuerzo mucho menos. Jerdy Figueredo, director musical de la agrupación contó a #REGIONCARIBEORG cómo vivieron ellos la llegada del fenómeno natural.


"Es difícil expresarse sobre lo que pasó, porque con ese huracán uno pensó que ya se iba a morir. Un huracán de categoría cinco pegando en una isla tan pequeña, arrasó con el 99% de todo y quedamos muy afectados, es un milagro que solo como 5 personas hayan fallecido. Eso nos impactó bastante, nosotros perdimos instrumentos musicales como guitarras, mandolinas, maracas, tináfono, quijadas, perdimos uniformes; realmente fue horrible", relata.

Ver lo sucedido desde la televisión o un periódico sin duda genera un impacto, pero escuchar con atención de primera mano lo que vivieron y continúan enfrentando los isleños tras el paso del huracán parece increíble.


El panorama actual en la isla aún genera en ellos incertidumbre, las condiciones para vivir no son las mismas de antes. Señalan que muchos no tienen viviendas y duermen en carpas padeciendo allí el calor del sol y las incomodidades que trae la lluvia.


Además, las condiciones generadas por la pandemia del Covid-19, han causado un impacto en la actividad del sector cultural, que es clave para la economía de muchos hogares de Providencia.


Es por ello que la Corporación Cabildo a través de su iniciativa del Mercado Cultural del Caribe, este 2021 han decidido enfocar sus esfuerzos en apoyar la reactivación económica y cultural de la isla, para visibilizar la importancia de continuar impulsando el talento del Caribe colombiano y por lo cual Coconut Group se siente agradecido.


"Por ahora todo va muy lento, diría que lo que el Mercado Cultural está haciendo está tratando de reactivar la cultura de la isla. Por eso nos trajeron aquí a Barranquilla y a Cartagena para mostrar lo que hacemos y nos conozcan. Muchas gracias a la Corporación Cabildo y al Ministerio de Cultura por estar ahí también presente, pero ahí vamos poquito a poquito", expresa Figueredo.

Cada uno de los integrantes de esta agrupación conformada desde el 2012 concuerda que son un milagro de Dios, que después de haber experimentando sentir la muerte de cerca con un huracán, hoy tienen una segunda oportunidad para no solo reconstruir la isla sino sus vidas, para lo cual señalan que necesitan más apoyo por parte de las entidades gubernamentales.


"Gracias le doy a Dios porque nosotros yo puedo jurar que todos tuvimos que estar orando esa noche, por eso es que hubo pocas personas fallecidas. Pero hacemos un llamado a que el Gobierno se enfoque más en nosotros. Necesitamos un hogar, nosotros somos pescadores, lancheros, cultivadores, aquí trabajamos, pero pedimos que se pongan la mano en el corazón y ayuden a esas personas que se están mojando todavía y que le hagan su casita lo más pronto posible", expresó Senon Rivera, uno de los integrantes de Coconut Group.

Actualmente, cuentan que la isla se ve un poco mejor, aunque extrañan sus árboles y poder conseguir un coco al salir a las puertas de sus casas, ahora tienen que buscar la fruta artificial en los supermercados a un alto costo.


En cuanto a la reactivación del turismo que representa un impulso para el sector cultural, afirman que estará paralizada hasta el mes de abril del 2022 para la temporada de Semana Santa y mantienen la fe y esperanza en que el nuevo año les traerá mejores oportunidades, de volver a tocar su música que es vida y recuperar la Providencia que conocían antes de la tragedia.