¿Cómo vivió Polonuevo su segunda edición del Festival del Cerdo?

Las matronas afirmaron sentirse felices y complacidas por la acogida que le dieron locales y visitantes a este festival gastronómico.

Este festival fue uno de los más esperados por los polonueveros. Foto: cortesía.

En el marco de las fiestas patronales de San Luis Beltrán, este domingo finalizó la segunda edición del Festival del Cerdo y de la Yuca, y se vivió el grande en Polonuevo. Este festival, el cual es relativamente joven, se ha tomado no solo el paladar y corazón de los polonueveros, sino también el de todos aquellos amantes del cerdo y la yuca en todas sus presentaciones.

Desde chuleta, hasta chicharrón y paella española se vieron en el festival. Los alimentos fueron variados y lograron degustar a cada uno de los comensales que asistieron a este gran evento que comenzó este el pasado viernes 14 de octubre.

En el sitio se pudo encontrar una gran agenda gastronómica, en donde aparte del gran protagonista de la noche, es decir el cerdo, también hubo preparaciones deliciosas y exquisitas con el mejor acompañante: la yuca.

La yuca se pudo encontrar de la mano del cerdo, pero también por separado, pues las matronas y cocineros que abanderaron esta feria gastronómica, se pusieron los delantales de chef y prepararon diversas recetas con este nutritivo alimento, tales como sopas, puré, mazamorra, dulce, y por supuesto, yuca tradicional.

“Deliciosa experiencia, pudimos deleitarnos de recetas maravillosas y por supuesto que disfrutamos el cerdo en varias de sus presentaciones. Lo mejor es que fue un festival gastronómico variado pero muy autóctono, aparte de cerdo y yuca también había otras deliciosas recetas, pero generalmente de alimentos muy de aquí de nuestra tierra”, dijo Marianella Trujillo, quien llegó al festival desde el municipio de Soledad.

Y es que, por la originalidad de este evento, las personas asistieron multitudinariamente para poder disfrutar y degustarse de estos platillos típicos no solo del departamento del Atlántico, sino de toda la región Caribe e incluso del país.

“Allí comimos hayacas, pasteles, había jugos deliciosos de corozo, de mora, de zapote. Y ni se diga los postres tan espectaculares hechos con alimentos del campo. De verdad que este tipo de espacios debemos aprovecharlos más, disfrutarlos más y en especial porque también ayuda a la reactivación económica de esta comunidad”, agregó la mujer.

En general, el evento fue todo un éxito y la venta de alimentos deliciosos salió como se esperaba. Las matronas y cocineros que hicieron parte del festival afirmaron sentirse “contentos” debido a la buena acogida que les dieron los locales y visitantes a sus platillos de cerdo y yuca.

“Bueno nos sentimos complacidas porque la gente vino, nos compró y disfrutó mucho de la comida y el ambiente acogedor del municipio. De verdad que aquí es donde nos damos cuenta de que todo esfuerzo vale la pena y es siempre recompensando. Nos vamos felices y con el corazón lleno al ver que tanta gente atendió a nuestro llamado y se atrevió a venir y probar nuestras delicias”, puntualizó Zenit Padilla, una de las matronas.