¿Cómo va la situación de los recintos culturales de Barranquilla?



Fotografía Universidad del Atlántico

El reciente cierre de recintos culturales de gran importancia en la ciudad, ha causado un debate que mantiene a Barranquilla en un limbo cultural. Mientras algunos piensan que debe declararse una “crisis cultural”, para otros la ciudad se encuentra en un momento de transición.

Organismos públicos, estudiantes de arte, gestores culturales y artistas discuten sobre el momento cultural de Barranquilla. Aunque el último año se ha recibido el apoyo Distrital con recursos públicos a emprendimientos y proyectos culturales, la infraestructura cultural se ha visto afectada debido el cierre de los recintos como el Amira de la Rosa, el Parque Cultural del Caribe, Bellas Artes y la pausa en la construcción del Museo del Arte Moderno de Barranquilla, todo por falta de recursos o deficiencia en la administración de estos.

Ante la última discusión, los funcionarios, directores y artistas han respondido con respecto al Museo del Cultural del Caribe, el Museo del Arte Moderno de Barranquilla y Bellas Artes, lo siguiente.


Foro de los Indignados en Casa Moreu

El Museo Cultural del Caribe

El Museo Cultural del Caribe cerró hace un mes debido al cambio de aire acondicionado, el cual después de 10 años perdió su vida útil. Frente a la crisis financiera, María Eulalia Arteta, directora del Parque Cultural del Caribe, presentó su renuncia el 5 de abril, quedando a cargo, Carmen Arévalo Correa, quien fue designada por el Consejo Directivo de la corporación.

“Los recursos que entraban no fueron suficientes para operar y mantener esa institución en esos 10 años, se fue generando un déficit y llegó el momento que no se pudo continuar”, comenta Arévalo, quien ya había dirigido el recinto cultural.

Frente a la crisis, Carmen Arévalo, quien estará a cargo de manera transitoria, hace un llamado a la autocrítica al sector público, privado, a la comunidad y a las mismas instituciones, argumentando que todos tienen responsabilidad en la situación que vive el museo.

Arévalo afirma que los Ministerios de Ambiente y Cultura son los ministerios más pobres de todo el sistema de Gobierno del país, por lo que es una realidad colombiana. Por otra parte, hizo un llamado a la comunidad beneficiaria “A la gente no le gusta pagar, la gente prefiere en ese sentido, chévere que en el MAMB todo sea gratis y seguramente va mucha gente, pero ya cuando a la gente le toca pagar por eventos la gente no va, no participa”, afirma la directora encargada.

Frente a la crisis, la Directora propone 3 líneas de acción a corto plazo que se espera realizar de 3 a 4 meses, con el fin de que en junio, para los Juegos Centro Americanos, el museo se encuentre en buenas condiciones. En cuanto a las finanzas, se busca que el Museo haga parte legalmente del sistema financiero público, en el tema de infraestructura, se espera cambiar el aire acondicionado, el cual será importado y en la agenda cultural, se planea ser más innovadores, con el fin de atraer al público “tenemos que generar una cantidad de actividades y de eventos que nos permita ser sostenibles”, expresó.

El Museo del Arte Moderno

Por otra parte, la Directora del MAMB afirma que este Museo no se encuentra en crisis ya que sus actividades continúan. Sin embargo la construcción de su nueva sede, que se encuentra en un 60% de ejecución, se detuvo por la espera de un proceso administrativo.

“No estamos en crisis a nivel de cultura…están los dineros para seguir la construcción, sólo faltaba que el parque hiciera un cierre financiero con Findeter para que los dineros públicos pudieran volver a entrar en la construcción”, aseguró la directora del MAMB, María Eugenia Castro.

Para terminar el espacio se necesitan $1.200 millones, presupuesto en el que el Distrito aportaría $6 mil millones adicionales para terminar de adecuar el nuevo espacio cultural. El cierre financiero es lo que se espera para entregar $552 millones por parte de la Alcaldía de Barranquilla.

En infraestructura, el MAMB, con su nueva construcción, pasaría de tener un área de 500 m2 a una de 3.800 m2. En cuanto a los planes futuros, su directora afirma, que se planea una mayor inversión en personal de aseo que de profesionales para su funcionamiento, ya que se no se cuenta con el presupuesto necesario para el pago de estos.

Para la estabilidad financiera, se espera crear una tienda de diseño donde se puedan alquilar espacios del museo para fiestas privadas o empresas, un auditorio para 110 personas y continuar realizando las 2 ferias al año.

Facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico

Después de varios colapsos, los estudiantes de artes se encuentran recibiendo clases en diferentes sedes de la alianza Francesa y de la misma Facultad de la Universidad del Atlántico, quedando solo con 5 salones habilitados para su educación, sin mencionar el riesgo que se corre por continuar habitando el recinto altamente deteriorado.

Para su restauración se necesitan unos $5.000 millones. El nuevo diseño ya habría sido presentado por el arquitecto Carlos Bell Lemus, sin embargo, docentes de bellas artes han pedido un comité de vigilancia sobre las obras y han reclamado una mejor adecuación del diseño que se ajuste a los requerimientos pedagógicos, lo cuales, según las últimas declaraciones, no han sido preguntados por el arquitecto.

En los espacios de discusión que se están generando, como el foro realizado en Casa Moreu por el Colectivo de los Indignados gestores, artistas y funcionarios se expresaron sobre la situación.

“Celebro este espacio porque ver al sector cultural unido...digamos, en una cruzada, es bien importante, porque en mi gestión, que llevo 3 años, lograr un espacio mayor de cultura es difícil”, expresó el Secretario de Cultura, Patrinomio y Turismo de Barranquilla, Juan José Jaramillo.

Sin embargo, los estudiantes de la facultad expresan su inconformidad frente a las respuestas de las Secretarías de Cultura y Patrimonio, afirmando que los funcionarios no responden a la crisis de infraestructura del espacio “Indignado, porque las dos secretarías de cultura y patrimonio no responden a las problemáticas de cultura y patrimonio de la ciudad y del departamento, entonces nos sabemos a quién dirigirnos” expresa Junior Villarreal, representante de la Facultad de Bellas Artes.

María Teresa Fernández, Secretaria de Cultura, Patrimonio y Turismo afirma que el recinto es responsabilidad de la Universidad: “Bellas Artes le corresponde, en cuanto a recursos y a la toma decisiones, al rector de la Universidad del Atlántico”.

#Cultura #crisiscultural