Bocatomas en Atlántico se intervendrán ante baja del nivel del río Magdalena

Se realizarán dragados para atender los puntos más críticos.

Labores de cierre de las compuertas del embalse del Guájaro | Gestión del Riesgo de Desastres del Atlántico.


El fenómeno del Niño no ha llegado y los niveles del río Magdalena ya empiezan a disminuir considerablemente, según explicó la oficina de Gestión del Riesgo de Desastres del Atlántico, que entregó un reporte de una disminución de 18 centímetros, que da una medida de 2,62 metros actualmente.


Para el jefe de la oficina, Edinson Palma, lo que más preocupa es el abastecimiento de agua potable, por lo que se atenderán las bocatomas de diferentes municipios para que se le realicen labores de dragado que mitiguen el golpe que ocasionaría la disminución de los niveles del río a ritmos muy acelerados.


Palma, en diálogo para Caracol Radio explicó que así como el río, el embalse del Guájaro también está presentando una disminución que preocupa a las autoridades departamentales, por lo que se cerrarán definitivamente sus puertas, a pesar de la controversia que esto ha generado para algunos pescadores de Villa Rosa. Esta medida permitirá estabilizar la situación para evitar que ocurra como en el último fenómeno del Niño, que fue necesario bombear con agua del canal del Dique.


Planes de contingencia


Edinson Palma insistió en la importancia de que se entreguen por parte de las administraciones de los municipios, los Planes de Contingencia que permitan atender de manera oportuna lo que pueda presentarse de cara a la sequía y al fenómeno del Niño.


"Lamentablemente aún los alcaldes siguen sin enviar esa información muy a pesar de los requirimientos que se le han hecho por parte del señor gobernador de manera oficial y a través de los medios" expresó Palma.

Finalmente agregó que de acuerdo al último fenómeno del Niño vivido entre el 2015 y 2016, los territorios que más preocupan son Suán, Rotinet en Repelón, Campo de la Cruz y el corregimiento de Puerto Giraldo.