Bloqueo epidemiológico para evitar nuevos casos de mal de Chagas

La enfermedad presenta una etapa aguda y una etapa crónica.

Luego de registrarse la muerte de dos pacientes por el mal de Chagas en el municipio de Puerto Colombia, las autoridades de salud del Atlántico adelantan un bloqueo epidemiológico. Las personas que fallecieron por la picadura del chinche tripanosoma cruzi llegaron procedentes de Venezuela y eran menores de edad. Para la subsecretaria de Salud Pública, Arilis Ruíz, se adelantan acciones en este municipio para que no se registren nuevos casos. “Se colocaron trampas en los sitios establecidos en el municipio y se tendrán insecticidas para prevenir esta enfermedad”, indicó la funcionaria. Ruiz destacó que “el estado de salud de dos adultos quienes fueron hospitalizados con los mismos síntomas de los menores de edad, es estable”. Acerca de la enfermedad de Chagas o tripanosomiasis americana La enfermedad presenta una etapa aguda y una etapa crónica. La etapa aguda comienza entre 6 y 10 días después de la infección y dura entre 4 y 8 semanas. La mayoría de las veces es asintomática y su origen suele pasar inadvertido ya que el cuadro clínico, con fiebre, linfadenopatías, aumento del tamaño de hígado y bazo, suele ser leve y semejante a muchas enfermedades infecciosas de mayor prevalencia. En algunos casos, a nivel del sitio de inoculación, se produce un aumento de volumen edematoso que se denomina chagoma. Si ocurre alrededor del ojo, este aumento de volumen se denomina «signo de Romaña». Rara vez, en la etapa aguda en niños de entre uno y cinco años puede desarrollarse una miocarditis o meningoencefalitis con pronóstico grave o fatal.​ En la etapa crónica, a la cual llegan entre el 30% y el 40% de todos los pacientes chagásicos, tras un período sin síntomas que puede durar muchos años, puede desarrollarse una cardiomiopatía difusa grave o una dilatación patológica del esófago y colon y megacolon respectivamente. La importancia de esta parasitosis radica en su elevada prevalencia, grandes pérdidas económicas por incapacidad laboral, y muerte repentina de personas aparentemente sanas.​ Aunque está presente en toda América, la enfermedad tiene mayor prevalencia en las regiones rurales más pobres de América Latina. Es reconocida por la OMS como una de las 13 enfermedades tropicales más desatendidas del mundo, y por la Organización Panamericana de la Salud como una enfermedad desatendida de las zonas rurales y agrícolas de varios países. ​ Los factores de riesgo para la enfermedad de Chagas incluyen: Vivir en una choza donde los chinches o redúvidos habitan en las paredes. Vivir en Centro o Sudamérica La pobreza Recibir una transfusión sanguínea de una persona que porte el parásito, aunque no tenga la enfermedad activa