Barranquilleros hablan sobre el servicio de Medimás

La revocación de la venta de Cafesalud a Medimás no ha impedido que las personas vayan a reclamar sus medicinas o por sus citas programadas, mientras que unas no son atendidas de manera rápida, otras prefieren esperar de manera paciente.




La decisión fue tomada por la liquidadora Ángela María Echeverry quien asegura que la razón es por los incumplimientos financieros de Medimás con sus proveedores. Con respecto a los usuarios que quedan en ascuas, la Supersalud adoptará un plan de contingencia gradual, para que en los 29 departamentos donde tiene presencia la EPS, se garantice la cobertura en la atención de los afiliados y sus beneficiarios.


¿Qué medidas van a tomar, será que la venderán? se pregunta una señora enferma de diabetes hace 14 años que espera afuera de la sede de especialidades en Barranquilla. Mientras la gente entra y sale apenas ve la situación, ella descansa por su pierna fracturada, mientras charla con otra quien se prepara para la larga fila.


Por otro lado, el señor Rodolfo sale de manera tranquila de la sede, él presenta una situación de artrosis desde hace dos meses en la rodilla y para la cita de hoy expresa que está sacrificando medio día de trabajo “Es cuestión de tiempo pienso yo, la gente a veces quiere que la atiendan rapidito. Bueno, yo ya tengo un ya un mes y medio que me dieron una consulta por ortopedia” para él la demora radica en la cantidad de pacientes.





Rodolfo a igual que una señora de 68 años sabe que esperar de manera tranquila es la mejor y casi la única forma de hacer las cosas “He luchado claro, pero pa’ como está, siempre es cuestión de espera, ¿Qué se hace ?” Aunque hay citas que se han demorado 3 meses y se venden ella prefiere esperar. “Por lo menos hoy vine a buscar unas medicinas y me dice que regrese porque eso está en estudio” comenta.


En el caso contrario un joven entra a la sede, pero sale después de 15 minutos con cara de decepcionado, trás de él le sigue una señora que solo duró 10 minutos “ Lo único que sé es que me cambiaré de EPS” afirma mientras se va molesta.


Alberto quien no reside en la ciudad y llega a diligenciar las medicinas a su tío de 76 años, expresa que el servicio el día de hoy es demorado “ Ahora más que no hay empleados, por eso yo me salí porque no hay empleados atendiendo, la atención es demorada, es preferiblemente venir otro día” Sacar una cita a su tío toma 3 meses.