Autoridades hacen llamado a celebrar sin pólvora la noche de velitas en el Atlántico

En el departamento ya se registró el primer caso de lesionado con pólvora en el municipio de Suan.

Este martes 7 de diciembre inician las celebraciones especiales del mes de diciembre y por ello desde la Gobernación del Atlántico, se ha hecho un llamado a la comunidad a evitar lesionados con pólvora, heridos por balas perdidas y accidentes de tránsito a causa de combinar el alcohol con gasolina que trae como consecuencia desenlaces fatales para las familias.


"Todos los elementos de pólvora son riesgosos para los menores, no solo por el riesgo de quemaduras, sino por el riesgo de intoxicación. Queremos que en el Atlántico tenga una Navidad maravillosa y eso depende del trabajo conjunto y de la responsabilidad de cada uno de los padres en el cuidado de sus niños", expresó la secretaria de Salud departamental, Alma Solano.

Hasta la fecha en el departamento ya hay un menor de 14 años lesionado por manipular un elemento explosivo en el municipio de Suan. El hecho se presentó el pasado domingo 5 de diciembre y afortunadamente las lesiones sufridas en las manos del joven, no resultaron de gravedad.


Por otra parte, también se hace un llamado a evitar realizar disparos al aire que pueden ocasionar graves accidentes que pueden terminar en la muerte de una persona, y que si van a consumir licor, solo lo hagan en sitios legalmente establecidos.


En el marco de este día se estarán llevando a cabo caravanas que buscan concientizar a los padres de familia y ciudadanía en general del no uso de la pólvora en Navidad e insistir en el cuidado y protección de los niños, el no porte de armas y la prevención del consumo de licor adulterado.


Así mismo, desde la secretaría de Tránsito la invitación a los atlanticenses es a no conducir en estado de embriaguez y reducir la velocidad, para una mayor capacidad de reacción en caso de que se presenten novedades en las vías. Se recomienda no hacer uso de teléfonos celulares u otros dispositivos que puedan acaparar la atención del conductor y poner en riesgo su vida, la de sus acompañantes y de otros actores viales.