Aumento de casos Covid-19 en el Atlántico: ¿se acercan tiempos difíciles?

Autoridades de salud afirman que la emergencia sanitaria está bajo control. Sin embargo, la decisión de implementar nuevamente medidas restrictivas contundentes podrían afectar la estabilidad de la economía.

En las últimas semanas se ha evidenciado un aumento significativo de nuevos casos de Covid-19 en el Atlántico, de acuerdo al último informe diario del Ministerio de Salud con corte al 13 de enero, en el departamento se reportaron 653 nuevas personas contagiadas y 12 fallecidas.


Estas cifras de acuerdo con información entregada por el secretario de Salud de Barranquilla, Humberto Mendoza, están relacionadas a las celebraciones de Navidad y Año nuevo, fechas en las que aumentaron la reuniones familiares y estas serían las consecuencias.


Ante este panorama, son muchos los cuestionamientos que se comienzan a generar alrededor de la estabilidad económica del departamento, teniendo en cuenta que si las cifras de contagio siguen aumentando, lo más prudente sería que autoridades locales y departamentales tomen medidas restrictivas más contundentes que podrían poner en riesgo el proceso de reactivación económica.


"Es evidente que el aumento de contagios en el departamento trae consecuencias fuertes para la actividad económica. Primero, porque el gobierno puede decretar nuevas medidas de confinamiento y para la movilidad de las personas como los toques de queda, que causarían el cierre de algunas empresas. Al presentarse esta situación los efectos económicos son muy fuertes, porque se deprime la demanda de bienes y las empresas ven disminuidas sus ventas, afectando los ingresos".

Esto aseguró Florentino Rico Calvano, economista, docente e investigador Senior de la Universidad Simón Bolívar, quien en diálogo con #REGIONCARIBEORG, explicó que considera necesario que desde el Gobierno Nacional se brinden ayudas financieras especiales a el sector empresarial y comercial, que sin duda, aún no se ha recuperado de la crisis económica del pasado año a causa de la pandemia.


"Es cierto que al presentarse una parada súbita nuevamente de la economía, el gobierno nacional tiene que intervenir y pensar en que tiene que salvar todas sus empresas. De este modo, le tocaría hacer uso de sus estrategias aplicando lo que se llama un aumento en el gasto público y además entrar a dar incentivos al sector empresarial colombiano brindando alivios a financieros".

Además, el economista señala que también es necesario brindar apoyo a cada uno de los hogares del país, "sobre todo a ese 50% de la población colombiana que está sin trabajo, a esa población vulnerable, denominados "pobres" que están representando el 70% de la población y a la clase media que representa un 27%".


Por otra parte, en cuanto a las medidas que debería tomar el Gobierno Nacional para apoyar a los sectores productivos del país, Calvano, considera que es necesario declarar una nueva emergencia económica. Esto, teniendo en cuenta que la pandemia no ha terminado y por tanto las ayudas continúan siendo necesarias.


"A raíz de que está aumentando el contagio, creo que debemos regresar a una tercera emergencia económica para poder incentivar la demanda de bienes y servicios y las inversiones, para así movilizar todo el circuito económico. El gobierno debe convocar al congreso de la república para tomar acciones y allí enfrentar la situación aumentando el endeudamiento externo e interno, y así se pueda mover toda la economía del país y creo que todos apoyarían esta decisión que salvaría a no solo a las empresas sino a la estabilidad económica de muchos hogares", concluyó el profesional.


Sistema de salud


Un factor importante en medio de la emergencia sanitaria, es la capacidad hospitalaria para dar la atención necesaria a los pacientes que lo requieran. Actualmente, la disponibilidad de camas UCI está en un 39%, según información entregada por la secretaría de salud del Distrito.


La capital del Atlántico cuenta con 716 camas de UCI, de esta cifra la secretaría indicó que se atiende a Barranquilla que ocupa un 34,3% de esas camas, y el departamento y la Región ocupan un 23,4%. El 15,2 % corresponde a pacientes confirmados con Covid-19; el 1,3% son sospechosos con el virus; y el 25% a pacientes con otras patologías.

Sin embargo, aunque las autoridades de salud han dicho que la emergencia sanitaria se mantiene bajo control en el departamento, existe preocupación porque los casos sigan en aumento y la capacidad hospitalaria no sea suficiente.


Hay que tener en cuenta que, actualmente no hay medidas restrictivas contundentes en el departamento como toques de queda o cuarentenas obligatorias sectorizadas, debido a que los dirigentes locales y departamentales aún no han considerado que es necesario, teniendo en cuenta la disponibilidad de camas UCI que hay hasta el momento.